5 razones por las que incluir algas marinas en tu dieta

Al hablar de algas marinas, la mayoría inmediatamente lo va a relacionar con la cocina japonesa tradicional, y es que los nipones llevan miles de años incluyéndolas en su dieta diaria por sus grandes propiedades nutricionales, agradable sabor y llamativos colores.

Se calcula que en el mundo existen alrededor de 10.000 especies distintas, de las cuales al menos 140 son aptas para el consumo humano. En la actualidad son consideradas como súperalimentos por su poderosa composición. Son ricas en antioxidantes, contienen minerales como calcio, potasio, magnesio, hierro y yodo, además de vitaminas y proteínas vegetales.

En Europa y Latinoamérica su consumo es más bien reciente si se compara con la cultura asiática. Sin embargo, poco a poco han ido ganando mayor popularidad entre los consumidores por los múltiples beneficios que de ellas pueden aprovecharse, pudiendo encontrarse con facilidad en cualquier mercado.

Son muchas las razones que podrían encontrarse para establecer un consumo continuo de algas marinas. Sin embargo, entre las más poderosas merece la pena destacar:

Ayudan a perder peso

Las algas marinas son ricas en yodo. Este mineral en el organismo ayuda a mantener regulada la tiroides que a su vez trabaja en la quema de grasas, por lo que pueden intervenir directamente en la pérdida de peso.

Pero, por si fuera poco, este alimento no tiene ningún tipo de concentración de grasa, mientras que el de calorías es muy bajo, sin mencionar que tienen un agradable sabor y resultan ser bastante versátiles al momento de consumirlas.

Protegen los huesos

Al tener amplia dosis de calcio, las algas se convierten en una alternativa perfecta para proteger los huesos y también los dientes y las uñas. Están recomendadas especialmente para mujeres que atraviesan la etapa de la menopausia.

Pero también, su variada composición de vitaminas y minerales intervienen en una regulación natural de las hormonas.

Tienen efecto saciante

Lo que pocos dicen de este superalimento es que cuando se mezclan con el agua aumentan su tamaño.

Cuando se consumen como acompañante de la comida y entran en contacto con los líquidos estomacales durante el proceso digestivo y crecen, generan un efecto saciante, esto quiere decir que la persona se sentirá satisfecha más pronto y no comerá tantas cantidades.

Esta sensación se mantendrá durante un largo rato y evitará que se caiga en la tentación de hacer meriendas innecesarias, ayudando en la pérdida de peso.

Purificantes o détox

Tienen propiedades purificantes que en el organismo trabajan en la eliminación de los residuos acumulados mediante la estimulación del intestino grueso, esto aparte permite tener un mayor control el proceso digestivo, evitando el estreñimiento y fomentando un adecuado tránsito intestinal.

Contra la celulitis

La celulitis es una de las principales preocupaciones de las mujeres en todo el mundo. Consumir algas marinas de forma regular puede ayudar a reducir esta temida piel de naranja, ya que evita la retención de líquidos. Además que mejora el estado de la piel gracias a su concentración de vitaminas, manteniéndola hidratada.

 

Otras lecturas que también te pueden interesar 

> Vitamina D3: ¿Es suficiente con tomar el sol?

Para prevenir la osteoporosis, el raquitismo, la debilidad general y un sistema inmunológico deprimido, es imprescindible que recibamos la dosis suficiente de vitamina D3. Sorprendentemente más de la mitad de la población española está sufriendo un déficit importante de esta vitamina por una razón básica: falta de exposición suficiente a los rayos solares

Resveratrol, el secreto antiedad

El resveratrol es una sustancia que producen las plantas como sistema defensivo ante una lesión o cuando se encuentran bajo ataque de bacterias y hongos. Lo interesante es que también está presente en la cáscara de las uvas, moras, arándanos, frambuesas y, en menor medida, en cacahuetes y nueces.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam