5 secretos sobre la hidratación cuando haces ejercicio

5 secretos sobre la hidratación cuando haces ejercicio

Aunque tú te canses de escucharlo nosotros no nos cansaremos de decirlo, pero no importa ahí te va de nuevo: debes hidratarte. Sea cual sea la actividad que realices, si solo caminas, si practicas yoga, Pilates y más aún si estás dos o más horas diarias en el gimnasio, es indispensable que la hidratación sea la adecuada.

Una perfecta hidratación es esencial para el organismo, hacerlo durante todo el día es fundamental pero cuando haces ejercicio la necesidad de hacerlo se duplica, dado que está demostrado que las personas que se hidratan mal tienen mayores probabilidades de padecer trastornos renales, mentales, digestivos y cardíacos, por eso sé consiente de hacerlo bien con estos cinco secretos sobre la hidratación cuando haces ejercicio.

Tener sed es un indicador de que la deshidratación ya está presente

Estás en tu práctica de ejercicio, sientes sed y cansancio, hasta ahí todo normal. Pero debes tener presente que tener sed es una alarma que te da el cuerpo para decirte que algo hace falta, que la hidratación no está siendo la adecuada y que necesitas hacerlo para poder continuar. Esto pasa porque a medida que sube la temperatura pierdes líquidos por medio del sudor y debes reponerlos.

Así que lo mejor que puedes hacer es no esperar a estar deshidratada cuando estés en tu rutina. La clave está en hidratarte muy bien durante todo el día, lo recomendable es una ingesta diaria de dos a tres litros de agua y así poder asegurar una excelente hidratación.

La hidratación es clave, porque cuando sudas estás perdiendo más que agua

Aunque es común pensar que tomar agua es suficiente para estar hidratada, a veces no lo es, porque si tu práctica deportiva tiene una duración de más de dos horas, lo más recomendable es adicionar una bebida diseñada para reponer:

  • Electrolitos: El sudor contiene electrolitos, al perderlos estás expuesta a padecer calambres musculares y sentir debilidad.
  • Líquidos: Que pierdes por medio de el sudor, la transpiración y la respiración.
  • Hidratos de carbono: Que te ayudan a darle energía a los músculos, evitar que la fatiga sea excesiva y proporcionar la absorción de electrolitos.

Hablemos de la importancia de los electrolitos

Como te hemos venido contando, por medio del sudor pierdes electrolitos. Y ¿sabes que son los electrolitos? Estos son básicamente minerales que están presentes en los líquidos corporales, y que llevan una carga eléctrica activando cada célula del cuerpo, es así como estos les dan energía a tus músculos y optimizan tus funciones motoras. Los electrolitos más comunes son el calcio, magnesio, fósforo, cloruro, potasio y sodio.

No te excedas con la hidratación, hacerlo puede ser peligroso

Todo en exceso es malo, y al hablar de la hidratación el dicho popular aplica perfectamente, porque hidratarse en exceso, aunque no lo creas, tiene sus riesgos. La ingesta excesiva de agua tiene nombre y se llama “potomanía”, puede darse por el deseo de evitar a toda costa la deshidratación.

Lo que realmente es peligroso de rehidratarse excesivamente es lo siguiente:

Considera que estás rehidratándote en exceso, si realizas ingestas de líquidos de forma constante y suman entre 7 y 8 litros al día. Si lo estás haciendo así, ten cuidado porque con este exceso se empieza a alterar el funcionamiento de los riñones, además de la composición de la sangre y el equilibrio de los electrolitos.

Todo lo anterior es causante de graves problemas de salud como fuertes dolores de cabeza, náuseas, mareos y convulsiones que pueden incluso llegar al coma.

La hidratación correcta trae otros beneficios

Todas las células del cuerpo necesitan estar hidratadas, pues la hidratación es la base fundamental de las funciones fisiológicas en:

  • Cerebro: Cuando te hidratas correctamente se hace posible la oxigenación de las células cerebrales que permiten que te mantengas alerta.
  • Tracto digestivo: Hidratarse bien evita el estreñimiento.
  • Corazón: Mantiene la tensión arterial dentro de los límites saludables.
  • Piel: la hidratación correcta ayuda a humedecer los tejidos del cuerpo, haciendo que la piel sea más suave y elástica.
  • Músculos y articulaciones: Ayuda a proteger todas las articulaciones y a que los músculos funcionen adecuadamente. Dado que los músculos tienen en su composición alrededor de 75% de agua. Al reponer líquidos aseguras un óptimo funcionamiento de tu musculatura.

A todo lo anterior se le suma que hidratarse bien, elimina toxinas, reduce el estrés, aumenta la energía y evita la retención de líquidos. ¿Necesitas más motivos para empezar desde ya a hidratarte correctamente durante el ejercicio?

Una buena hidratación es clave en la práctica deportiva

  • Siempre que se practique algún tipo de ejercicio es vital mantenerse hidratada. Beber agua es esencial, pero en ciertos casos un complemento nutricional de sales minerales de nueva generación como HIDRASAL puede ser una buen opción.

Otras lecturas que también te pueden interesar 

> Perder peso sabiendo como funciona tu metabolismo

Mantener un buen metabolismo es fundamental, ya que el cuerpo consume energía todo el tiempo, sin importar que esté en reposo. ¿Sabes como funciona?

Lafiebre BIO: ¿Qué hay de verdad en ello para tu salud?

Muchos expertos se han dedicado a estudiar un poco esta fiebre BIO y han notado que no es tan saludable y tan efectiva como parece. ¿Saber por que?

error: Todo el contenido está protegido. Tu ip e identidad está siendo registrada.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam