Amor, sexo y… cistitis. ¡Glups!

Amor, sexo y… cistitis. ¡Glups!

El amor también tiene sus complicaciones. Sobre todo cuando se ha consumado el acto sexual y ocurre un desencadenante ingrato como la cistitis. Sin embargo, tal anomalía puede ser multicausal, bien producto de una infección urinaria, del uso inadecuado de juguetes sexuales, de una excesiva higiene, o debido a la aplicación de lubricantes, entre otras implicaciones.

Pero un diagnóstico temprano de la enfermedad resulta apropiado para detectar su origen y la mejor manera de controlarla. En este sentido, el especialista es a quien le corresponde realizar el procedimiento y recomendar el respectivo tratamiento.

Cómo actúa la bacteria

La cistitis se manifiesta a través de la bacteria E.coli, la cual penetra a la vagina y se instala en el tracto urinario, provocando el aparecimiento de la infección. Se manifiesta como una inflamación en la vejiga, dolorosa y con malestar. Lo indicado es atenderla a tiempo, pues se conocen casos en que afecta a los riñones y crea mayores complicaciones.

Sobre los signos y síntomas

Entre otros signos y síntomas detectados con frecuencia, se encuentran:

  • Urgencia por orinar.
  • Presencia de sangre en el líquido urinario, conocida como hematuria.
  • Presión en el área baja del abdomen.
  • Aumento de la frecuencia de la micción, pero en pequeñas cantidades.
  • Sensación de molestia en la zona pélvica.
  • Manifestación turbia y olor fuerte de la orina.
  • Ardor que se siente al orinar.
  • Temperatura corporal moderada.

Es la hora de ir al médico

Ante el cuadro descrito anteriormente lo más prudente es acudir al médico, ya que seguramente cada uno de los diferentes aspectos anunciados, si no son atendidos oportunamente, podrían desembocar en lo siguiente:

  • Brote de fiebre e intensos escalofríos.
  • Progresivo dolor de espalda o en la parte lateral.
  • Sensación de náuseas acompañado de vómitos.

Mujeres, las más vulnerables

De acuerdo a las estadísticas, una de cada tres mujeres sufre cistitis después de mantener relaciones sexuales. Estos datos no deben alarmar, puesto que se trata de una enfermedad que se puede curar con la debida prescripción profesional. No obstante, el registro de casos, que históricamente ha acumulado la atención médica global, concluye que las mujeres con mayor riesgo de contraer la infección en sus vías urinarias son las que presentan:

  • Alta frecuencia en la actividad sexual: como consecuencia de la relación íntima, las bacterias tienen la presunción de conducirse por la uretra.
  • Juguetes sexuales: pueden acumular bacterias.
  • Al llegar la menopausia: el comportamiento desenfrenado hormonal es proclive para que proliferen infecciones.
  • Excesiva higiene: acaba con el PH natural.
  • Embarazadas: producto de los cambios hormonales se aumenta el riesgo de una infección en la zona de la vejiga.
  • El uso de anticonceptivos: los diafragmas son propensos a dar origen a infecciones en las vía urinarias, mayormente las que tienen agentes espermicidas.
  • Aplicación de lubricantes: en el residuo que dejan cabe la posibilidad de depositarse agentes nocivos.

Prevención de la enfermedad

Lo más conveniente para la población femenina es estar alerta y así evitar esta incómoda y desagradable enfermedad. En este sentido, los especialistas convienen en recomendar una serie de medidas que resultarán beneficiosas una vez que se lleven a cabo, veamos:

  • Consumo de líquidos, en especial agua: si la paciente permanece bajo tratamiento de radio o quimioterapia, sin duda aumenta el riesgo de presentar una cistitis, por lo que se indica beber líquido o agua.
  • Evita los baños en la tina: esta medida se toma si son frecuentes las infecciones de este tipo.
  • No colocar productos como aerosoles en la zona de los genitales.
  • Orinar: no aguantar las ganas.
  • No usar jabones de texturas agresivas: la piel de la zona vaginal podría irritarse.
  • Antes de contraer relaciones sexuales se debe tener la vejiga vacía.
  • En la higiene anal evitar contacto con la vagina: esta práctica impide que las bacterias se trasladen a la vagina y a la uretra.

Urocran Forte es capaz de estabilizar rápidamente la microbiota intestinal y de la zona íntima, desplazando a las bacterias patógenas, reales causantes de las infecciones de orina recurrente o cistitis recurrente.

El uso de antibióticos junto con Urocran Forte para tratar la infección de orina o cistitis aumentará la eficacia del antibiótico al hacer más vulnerables a las bacterias patógenas

Otras lecturas que también te pueden interesar 

> Candidiasis, mucho más frecuente de lo que crees

el 75% de las mujeres ha sufrido al menos un episodio, ¿Quieres saber cómo tratarlo?

Picor vaginal, cómo aliviar los síntomas

Tal vez una de las molestias más incómodas para las mujeres es el picor vaginal o prurito vulvar, que puede ser muy desagradable, vergonzoso y causar un gran impacto en las actividades diarias.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam