¿Dónde buscar inspiración para emprender?

Es muy posible que al menos una vez en tu vida te hayas planteado la posibilidad de realizar algún emprendimiento o negocio que te de la oportunidad de no depender de una empresa o patrón en el ámbito laboral.

Si bien es cierto que hay miles de oportunidades para realizar emprendimientos de diversa índole, también es cierto que a veces hay factores que influyen negativamente a la hora de planificar una actividad diferente.

Entre ellos, el más común es el miedo a perder la estabilidad que significa tener un salario asegurado cuando se trabaja en relación de dependencia o pensar que la idea que tenemos no es suficientemente original como para alcanzar el éxito.

Sin embargo, si realmente estás decidida a emprender el camino del emprendimiento, no es absolutamente necesario para tener éxito que hagas algo totalmente novedoso. De hecho, muchos buenos emprendimientos se han dedicado a perfeccionar algo ya existente.

Abre los ojos

Es posible que prestando atención a tu entorno encuentres una idea particular para desarrollarla. Repetimos, no necesariamente debe ser algo totalmente original para que salga bien. Simplemente debe ser algo que se necesite dentro de un entorno particular y que no ofrezca demasiadas dificultades en su realización.

Las oportunidades existen, sólo hay que estar pendientes para no dejarlas pasar y sacarles todo el provecho posible. Además, buena parte del éxito de un emprendimiento tiene que ver con saber valorar las oportunidades en su justo momento.

Explorar hacia adentro

Es una excelente idea que te plantees cuáles son tus mayores fortalezas. Esto incluye tus habilidades particulares, es decir aquellas cosas que sabes hacer bien y lo que puedes perfeccionar a través de cursos o talleres.

Es decir, quizás estés pensando en hacer un emprendimiento relacionado con la gastronomía, pero a través de un curso o taller podrías mejorar o adquirir nuevos conocimientos o técnicas que te podrán servir en un futuro.

También es bueno que identifiques y tengas muy presentes cualidades que puedes poseer que no necesariamente tienen que ver con un título académico específico. Por ejemplo, tener capacidades de organización y valores como constancia y perseverancia son cualidades muy importantes a la hora de emprender.

Mejorar un problema

Quizás luego de observar y observar en tu entorno, has encontrado algún problema que se puede solucionar ofreciendo un servicio específico. O también es posible que aunque haya disponibles ciertas soluciones a un problema específico, se te ocurra alguna manera particular de mejorar aún más la solución.

Aquí te puede servir el sencillo método de la lista: elabora listas tantas veces como sea necesario, y repásalas una y otra vez, hasta que encuentres el detalle faltante que hará brillar tu solución. Seguro que tanta minuciosidad tendrá sus frutos.

La pasión importa

Cuando estás decidida a hacer un emprendimiento, es excelente que te decantes por alguna actividad que te apasione. Ese fuego que provoca amar lo que hacemos se transmite y habrá igualmente más probabilidades de obtener mejores resultados.

Y aquí vamos otra vez con la lista: prueba ahora a hacer una lista de actividades que no sólo te sientas capacitada de realizar, sino que también amarías hacer. Esto es tan importante como necesario para realizar cualquier emprendimiento exitoso.

Sé realista

Aunque está muy bien soñar y de hecho de los grandes sueños han nacido grandes ideas en todos los ámbitos de la humanidad, también es necesario que pongas los pies sobre la tierra.

La idea que estás gestando debe ser en principio realizable con recursos limitados. Plantea en tu emprendimiento metas que puedas realizar a corto plazo para evitar frustraciones más adelante.

Es bueno en este punto que te hagas de un buen plan de negocios, que te permita ver de qué manera podría fluir tu idea. En este momento, es mejor que los cálculos tiendan a ser un tanto más conservadores que demasiado optimistas.

Pide opiniones

Una vez que has alcanzado un cierto nivel de claridad con la idea que quieres desarrollar, llegó el momento de exponerla un tanto a las otras personas. Consulta con tus allegados qué opinan de tu idea: quizás te ayuden a ver cosas que no habías tomado en consideración inicialmente, tanto a favor como en contra.

Eso sí, no dejes que los comentarios malintencionados te desanimen, así que trata en la medida de lo posible de exponerle tus sueños a aquellas personas que quieren lo mejor para ti y evita a las personas tóxicas.

Y finalmente

Un consejo final: no te desanimes si las cosas no marchan en principio tan espléndidas o veloces como quizás las soñaste. ¡Todo tiene su momento!

error: Todo el contenido está protegido. Tu ip e identidad está siendo registrada.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam