Candidiasis, mucho más frecuente de lo que crees

La candidiasis es más frecuente de lo que crees

Estudios recientes han revelado que el 75% de las mujeres ha sufrido al menos un episodio de candidiasis vaginal a lo largo de su vida. Y es que esta enfermedad, causada por un hongo del género Candida, se puede presentar como una infección en la vagina y la vulva, creando una incómoda sensación de picor en la zona.

Hay muchas especies de Candida, pero la más frecuente, llegando incluso a ser la causante del 90% de los casos, es la Candida albicans, aunque también puede ser causada por la Candida glabrata y Candida parapsilosis.

Normalmente, la Candida suele vivir dentro de nuestra microbiota intestinal, sin causar ningún problema en nuestro organismo. Sin embargo, diversas causas como la transformación del PH de la vagina o una alteración en el sistema inmunológico pueden causar que la Candida prolifere de forma descontrolada, generando la infección.

Síntomas

El primer y más común síntoma de la candidiasis es esa molesta sensación de picor, conocida como prurito vulvar. Este síntoma suele acompañarse con ardor o dolor en toda la zona.

También se puede presentar dolor al orinar y dolor al tener relaciones sexuales. Estas dos molestias se llaman médicamente disuria y dispareunia.

Además del dolor y picazón, otra característica de la candidiasis es la presencia de un flujo vaginal anormal. Este puede ser de un color blanquecino o lechoso, pero sin mayor olor.

Otros signos comunes de la candidiasis son el enrojecimiento en la zona de la vulva y flujo vaginal generalmente lechoso, o tipo queso cortado, y sin olor.

¿Qué causa la candidiasis?

Una de las principales causas de esta molesta infección es la alteración de la microbiota intestinal. Esta puede ser causada por la ingesta de antibióticos.

Las mujeres que sufren diabetes tienen más riesgo de sufrir candidiasis. También los cambios hormonales predisponen al organismo a padecer candidiasis. Precisamente por esto es que hay más aparición de candidiasis durante períodos como el embarazo o la menopausia, donde hay alteraciones de los valores hormonales normales. La obesidad también es considerada como un factor de riesgo en la aparición de candidiasis.

¿Cómo se trata la candidiasis?

A la primera aparición de molestias en tu zona íntima, lo más aconsejable es que acudas de inmediato al ginecólogo. Este profesional de la salud será el que te indicará el tratamiento para mejorar la dolencia.

En general, los tratamientos para la candidiasis pueden ser tanto orales como vaginales, en forma de cremas o cápsulas. También el médico podrá mandar a analizar una muestra para confirmar el diagnóstico.

Puede darse el caso que la candidiasis se repita con cierta frecuencia. Para esto, se suele recomendar la administración de probióticos que ayuden a restablecer el equilibrio de la microbiota.

Actualmente el tratamiento más completo es Actifemme DÚO, el único tratamiento sinérgico del mercado Español que elimina las candidas en los dos focos de origen, vaginal e intestinal.

> ACTIFEMME DÚO (click aquí)

Las cremas y óvulos vaginales por si solos no pueden erradicar la cándida.

¿Se puede prevenir?

Lo más importante para la prevención de la candidiasis es mantener una buena higiene y por supuesto, un buen estado de salud que impida la invasión de la Candida en el organismo.

Se recomienda secar bien la piel y todos sus pliegues después del baño, para que no queden zonas con humedad, que puedan favorecer la aparición de hongos.

El uso de ropa interior de algodón también es muy recomendable para evitar la candidiasis. También es bueno evitar el uso de ropa muy ajustada. La ropa ajustada hace que la zona íntima tenga una temperatura superior a la normal y retenga la humedad. Esto será un caldo de cultivo perfecto para toda clase de infecciones vaginales.

Además, la ropa interior hecha de materiales sintéticos no deja que la piel transpire y se convierte en fuente de infecciones, por lo que es mejor usar materiales como el algodón para la ropa que usarás en tu zona íntima.

Alimentación adecuada

La ingesta de alimentos fermentados como yogurt, pan de masa madre o miso es recomendable para mantener tu microbiota en un buen equilibrio.

Además de eso, las frutas y verduras deben ser las estrellas de tu menú de todos los días.

El estrés si influye

El cerebro está relacionado con todos los sistemas de nuestro cuerpo. Además, está demostrado que los altos niveles de estrés influyen directamente en la microbiota de tu organismo.

Si estás estresada, podrás resultar presa fácil de infecciones como la candidiasis, que se presentan con las alteraciones en la microbiota.

Buenas ideas para combatir el estrés son leer, escuchar música, correr y bailar.

Dile no al estrés y cierra la puerta a las infecciones.

 

Otras lecturas que también te pueden interesar

Picor vaginal, cómo aliviar los síntomas

Tal vez una de las molestias más incómodas para las mujeres es el picor vaginal o prurito vulvar, que puede ser muy desagradable, vergonzoso y causar un gran impacto en las actividades diarias.

> Escozor Vaginal, todo lo que necesitas saber 

El escozor vaginal es uno de los problemas que más preocupa a las mujeres en su zona íntima. Es un síntoma muy común que afecta a mujeres de todas las edades.

Enviar una respuesta

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam