Candidiasis vaginal crónica o recurrente

Candidiasis vaginal crónica o recurrente

Síntomas como picor, ardor, prurito, picazón, edema, disuria, escozor y demás molestias relacionadas, son frecuentes en mujeres que sufren candidiasis vaginal, indistintamente si es por primera vez o recurrente. Es evidente que se trata de una afección sumamente molesta, incomoda o vergonzosa. De ahí la importancia de saber tratarla.

Durante su vida casi todas las mujeres (75 %) presentan uno o varios episodios asociados con la candidiasis vaginal. De hecho, la flora vaginal femenina favorece a mayor grado la aparición de las sintomatologías. Además de otros factores que suelen ser ignorados, por ejemplo, problemas intestinales e infecciones de transmisión sexual.

Por qué la candidiasis vaginal reaparece

La candidiasis vaginal crónica, recurrente o recidivante es la reinfección por cándida albicans (hongo unicelular dismórfico) presente en la flora vaginal femenina. Su ocurrencia supera los cuatro o más episodios por año. El hábitat microbiano donde el hongo se desarrolla favorece tanto su proliferación como la de otros patógenos.

Su formidable capacidad de adhesión a mucosas o superficies lo hacen muy virulento y agresivo. Por ello, el cuadro clínico severo que presentan algunas pacientes diagnosticadas con este tipo de infección vaginal. Otras veces las alteraciones incluyen ataques de ansiedad, cansancio, irritabilidad, dolores musculares y articulares e incluso hipotiroidismo.

No extraña entonces porqué son tan habituales los casos repetitivos de candidiasis vaginal a pesar de los tratamientos con base a antifúngicos tradicionales que plantean la mayoría de los médicos. Por tanto, conviene mirar más allá de la flora vaginal a la hora de buscar al verdadero responsable del problema.

El verdadero responsable de las infecciones

Diversos estudios confirman que la mayoría de los casos relacionados con la candidiasis vaginal crónica o recurrente tienen un origen intestinal. Por cierto, muchas pacientes con infecciones por el hongo cándida albicans manifiestan asimismo problemas intestinales asociados, por ejemplo, estreñimiento o diarrea, intolerancia alimentaria, indigestión, hinchazón, entre otros.

La forma como se aborda esta problemática en la medicina tradicional agrava más la situación. No es secreto que muchos médicos se enfocan en tratar síntomas sin considerar que el verdadero problema es el desequilibrio intestinal de la flora autóctona del organismo. Con razón el metabolismo del hongo vaginal resulta tan tóxico para la mujer.

A su vez, el desequilibrio intestinal que origina la proliferación de cándidas, ocasiona una variación de la pared intestinal que termina por afectar su funcionalidad. Debido a esto, es más fácil que entren en el organismo sustancias extrañas que afectan de forma permanente el sistema inmunitario.

La respuesta inmune hiperactiva provoca que distintas partes del cuerpo (células tiroideas, músculos, piel, membranas sinoviales, etc.) sean consideradas extrañas y, por consiguiente, sean atacadas, desencadenando un proceso inflamatorio que, si no se trata adecuadamente, puede volverse crónico. Una situación que puede complicarse aún más si algunos virus latentes se reactivan.

Ya en la década de los ochenta, se sabía que los procesos inflamatorios recurrentes se debían a la presencia de cándidas intestinales. Así que no es suficiente con tratar estos casos con tratamientos antifúngicos tradicionales, por ejemplo, fluconazol, clotrimazol o itraconazol, si bien son considerados un método eficaz de tratamiento.

Es preciso una valoración integral del paciente

Un modelo correcto de actuación médica que aborde el tema de las infecciones recidivantes por candidiasis vaginal es mucho más amplio. Se hace imprescindible una valoración integral del paciente, considerando que un diagnóstico fiable por candidiasis vaginal no depende en su totalidad de pruebas de laboratorio.

Es esencial fundamentar el diagnóstico del paciente en su historial clínico, evaluando diversos aspectos como síntomas, hábitos psicosociales, nutricionales e incluso sexuales. La coincidencia entre repeticiones y relaciones sexuales es muy frecuente en casos como estos. Es importante considerar además las posibles situaciones que favorecen las infecciones, así como el estado inmunológico del paciente.

La clave radica en realizar una valoración global, un diagnóstico adecuado y, sobre todo, en indicar una terapia personalizada que reduzca los síntomas, mejore la calidad de vida e impida la reaparición de infecciones.

Ya en la década de los ochenta, se sabía que los procesos inflamatorios recurrentes se debían a la presencia de cándidas intestinales. Así que no es suficiente tratar estos casos con tratamientos antifúngicos tradicionales, por ejemplo, fluconazol, clotrimazol o itraconazol, aunque son considerados como el método convencional de tratamiento.

Tratamientos de alta efectividad

En los últimos años la candidiasis vaginal ha ido en aumento, y en muchos casos se han convertido en intestinal o sistémica. Una de las nomenclaturas menos conocidas de la infección de cándidas intestinales es la disbiosis intestinal. Ante tal situación y conociendo que un alto porcentaje de mujeres (principalmente, pero no exclusivamente) la padecen durante años, PlusQuam Pharma ha desarrollado soluciones que den respuesta a la magnitud de los casos.

La línea ACTIFEMME®, es la marca independiente y especializada en salud de la mujer. Su foco está en desarrollar productos de alta efectividad, siempre un paso más allá del resto de farmacéuticas.

Por ello, han lanzado al mercado ACTIFEMME® DÚO, el primer producto sinérgico para las infecciones vaginales, incluida la candidiasis, vaginosis y vulvovaginitis. La gran diferencia con el resto de productos es clara, actúa doblemente y en los dos focos potenciales de infección:

  • Vagina
  • Intestino

  Más información > Actifemme DÚO

Es indiscutible que la cercanía del ano y la vulva es un foco claro de reinfección, por lo que Actifemme® se posiciona como uno de los mejores productos del mercado internacional.

 

Otras lecturas que también te pueden interesar 

> Prostatitis, qué es y cómo curarla

Los Probióticos y sus beneficios en tu salud digestiva

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam