Consejos para ayudarte a bajar el colesterol

Consejos para ayudarte a bajar el colesterol

El colesterol es una de esas cosas de las que hemos escuchado hablar mucho; “colesterol bueno”; “colesterol malo”; colesterol alto, pero, ¿sabemos qué es exactamente?

¿Qué es el colesterol?

Se trata de una sustancia cerosa que se encuentra en la sangre. El cuerpo necesita el colesterol para formar células sanas, sin embargo, tener niveles altos de colesterol puede incrementar el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Con el colesterol alto, aumentan la posibilidad de que se formen depósitos grasos en los vasos sanguíneos.

mejorar-el-colesterol El cuerpo necesita el colesterol, pero es importante controlarlo pues si se pega en las paredes arteriales, estrechándolas y/o bloqueándolas, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Se puede decir que existen dos tipos de colesterol, uno de ellos, el colesterol de baja densidad, o LDL por su sigla en inglés, popularmente conocido como colesterol «malo». Un nivel alto de este colesterol lleva a una acumulación de placa en las arterias.

El colesterol de alta densidad, o HDL en inglés, en ocasiones se llama colesterol «bueno». Transporta el colesterol de otras partes del cuerpo de vuelta al hígado, donde se elimina.

Sin embargo, hay algunas cosas que pueden hacerse para tratar de mantener los valores dentro de los parámetros normales, ayudando a reducir el colesterol malo (LDL) y a subir el bueno (HDL). De esta forma ayudamos a reducir el riesgo de enfermedades del corazón.

Consejos para mejorar los niveles de colesterol

Lo primero, mejorar la alimentación. Seguir una dieta saludable, equilibrada y variada es una forma de ayudar a normalizar los niveles de colesterol. Como mejoría en la alimentación debe tenerse en cuenta:

Reducir el consumo de alimentos ricos en colesterol como.

Limitar el consumo de sal, aunque de esta forma no se baje el colesterol, pero sí se contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas al ayudar a reducir la presión arterial.

Consumir alimentos ricos en fibra soluble como los cereales (avena), frutas (manzanas, plátanos, peras…) hortalizas, legumbres (garbanzos, lentejas o habas) o frutos secos. De esta forma se ayuda a evitar que el tracto digestivo absorba el colesterol. dieta-variada-colesterol

Comer pescado 2 veces a la semana, preferiblemente azul. El pescado rico en ácidos grasos omega-3 no disminuirá el nivel de colesterol malo (LDL), pero puede ayudar a aumentar el nivel de colesterol bueno (HDL).

Evitar el consumo de alimentos muy procesados como la bollería industrial o gusanitos.

Reducir el consumo de alimentos y bebidas con altos niveles de azúcares añadidos.

Reducir el consumo de bebidas alcohólicas.

Al igual que la dieta, la actividad física también es importante. Hacer ejercicio de forma regular puede ayudar a aumentar el colesterol “bueno”. Se recomienda realizar ejercicio durante al menos 30 minutos al día, 5 días a la semana. Puedes realizarlos de forma individual o en grupo, en interior o exterior, seguro que encuentras alguna actividad que se adapte a ti y por lo tanto te resulte más atractiva de realizar.

Evitar el tabaco, dejar de fumar mejora el nivel de colesterol HDL y reduce considerablemente el riesgo de sufrir problemas coronarios.

El sobrepeso también es un factor de riesgo para las enfermedades cardíacas, por lo tanto, perder peso puede ayudar a reducir los niveles de colesterol malo (LDL), el colesterol total y el nivel de triglicéridos.

Otros factores como la historia familiar, la edad o el sexo también influyen, por ejemplo, a medida que se es más mayor o las mujeres a partir de la menopausia, los niveles de colesterol malo, LDL, son más altos.

También existen productos como algunos suplementos alimenticios indicados para ayudar a reducir el colesterol malo y mantener los niveles en un estado óptimo. Como para todo, antes de tomar alguno de estos productos sería recomendable acudir a un/a profesional de la salud con la formación necesaria para aconsejarte sobre la toma de estos productos.

Del mismo modo, puedes buscar la ayuda de un/a profesional para ayudarte a adoptar un mejor estilo de vida, tanto a nivel de alimentación como de actividad física, sobre todo si esto supone un cambio drástico respecto a tu actual rutina. La motivación y persistencia son muy fundamentales para lograr cambiar o adoptar hábitos, por lo que resulta importante contar con el respaldo profesional.

 

Otros artículos que pueden interesarte Vitaminas ¿Qué son y por qué las necesitamos?  Relación Entre La Diarrea Y La COVID-19

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam