6 consejos para la retención de líquidos en el embarazo

La retención de líquidos en el embarazo

Algo muy común entre las embarazadas es la retención de líquidos en el embarazo, de hecho, se calcula que una mujer embarazada tiene entre un 40 y un 45% más de volumen sanguíneo que una mujer que no lo esté.

Esto se debe a que, durante el embarazo, los vasos sanguíneos se “debilitan” haciendo que tanto la sangre como otros líquidos penetren con mayor facilidad en los tejidos.

embarazo-retención-de-líquidos Se produce a causa del crecimiento de la tripa que comprime los vasos sanguíneos que transportan las sangre de los miembros inferiores al corazón. Este aumento de la tensión o presión es lo que provoca que se acumule líquido en los tejidos.

La retención de líquidos en el embarazo también se ve favorecida por los cambios hormonales que se producen y el aumento del flujo sanguíneo durante la gestación.

Además, las mujeres con trastornos renales y problemas cardíacos son más propensas a sufrir retención de líquidos en el embarazo

Se manifiesta con sensación de pesadez y cansancio e hinchazón y, por lo general, con mayor incidencia en piernas y tobillos. Es más común durante los meses de más calor y al final del día y también cuando se pasa muchas horas de pie.

Suele llamarse también edema de embarazo y es más frecuente en la última fase de la gestación, cuando el bebé más crece y por lo tanto más presiona.

A continuación, vamos a ver algunos trucos o prácticas, muy fáciles de realizar y que pueden ser muy útiles para evitar y mejorar la retención de líquidos en el embarazo.

6 consejos para la retención de líquidos en el embarazo

Paseos y/o caminatas

Realizar ejercicio diario y de forma moderada durante el embarazo aporta numerosos beneficios para la salud. Dar paseos a diario o prácticas como el yoga, pueden contribuyen a mejorar la circulación y por lo tanto evitar o reducir la retención de líquidos en el embarazo.

Usar ropa ligera y cómoda

La ropa apretada, que presiona y que no permite realizar movimientos de una manera cómoda y con soltura, dificultan la circulación, favoreciendo la retención de líquidos en el embarazo.

Beber agua en cantidad

Aunque parezca contradictorio, es recomendable beber la cantidad de agua diaria recomendaba (entre 2 y 3 litros) pues además de mantenerse hidratada, a través del agua el cuerpo encuentra la mejor forma de depurar el organismo de las sustancias que no necesita. Además, el agua ayuda a regular la temperatura corporal y a aliviar la fatiga.

Para no cansarte de beber tanta agua, puedes sustituir el agua por zumos o infusiones o ponerle condimentos, como una rodaja de limón o un poco de jengibre.

Evitar el exceso de sal y azúcar

Los alimentos muy salados no son buenos amigos para una mujer embarazada, por eso se deben evitar y eliminar de la dieta los alimentos que sean demasiado salados como los snacks o los alimentos en conservas y controlar la cantidad de sal que se echa a la comida durante el cocinado. La sal es una sustancia que tiende a favorecer la retención de líquidos en embarazadas y en general para las personas.

Del mismo modo es recomendable en evitar las bebidas excesivamente azucaradas y optar por una dieta rica en frutas y verduras.

Descansar las piernas

Descansar y reposar las piernas es muy importante, pero no debe hacerse sentada, es mejor hacerlo tumbada (por ejemplo, en la cama, en el suelo o en una colchoneta) y elevando las piernas unos 10 – 15 centímetros por encima del resto del cuerpo, apoyándolas en una superficie como la pared o una puerta. Se debe permanecer en esta postura entre 15 o 20 minutos, de esta forma se evita comprimir aún más los vasos sanguíneos.

Aliviar la retención de líquidos con frío

retención-de-líquidos-en-el-embarazo Las duchas de agua fría favorecen la circulación. Si es en verano, puedes usar siempre agua fría, pero si hace más frio, puedes aplicar solo unos chorros en las piernas y pies al final del baño, mientras te masajeas para reactivar la circulación de esa zona y evitar la formación del edema.

También puedes realizarte los masajes con cremas o geles refrescantes y específicos para este tipo de problema.

Otra práctica que puede ayudar a mejorar la retención de líquidos es adoptar una buena postura al dormir, preferiblemente de lado.

 

¿Sabías que la microbiota vaginal juega un papel importante en el embarazo?  Si quieres saber conocer más sobre la retención de líquidos, visita este artículo.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam