Convierte tu experiencia en tu marca personal

Convierte tu experiencia en tu marca personal

La experiencia en tu vida profesional o toda aquella que has adquirido de manera empírica pueden convertirse en tu factor clave de éxito. Desarrollar tu imagen como experta conocedora de un tema, de un oficio, de una habilidad, puede cambiar tu vida y abrir puertas a nuevos cargos, ascensos o incluso que puedas abrirte otras oportunidades profesionales.

Lo importante es que tengas muy claro en qué eres experta, qué haces, cuáles son tus talentos y todo el camino recorrido, lo que te ha aportado y qué puedes destacar de ti para lograr que te reconozcan poco a poco.

Si trabajas para una compañía asegúrate que al interior de ella reconocen tu experiencia, ese valor agregado que al final se convierte en tu marca personal. Exalta ante tus superiores que tu experiencia profesional va más allá de responsabilidades comunes y que gracias a tus conocimientos y trayectoria tienes el perfil adecuado para ayudar a la compañía en el cumplimiento de sus metas. 

Busca no encasillarte por muchos años en una misma actividad, en una misma experiencia. Si bien podrás desarrollar alguna habilidad, llegará un punto en que puedes correr el riesgo de estancarte y perder la oportunidad de aprender y experimentar nuevos proyectos.

¿Sabes identificar cuál es tu marca personal?

Cuando quieres encontrar tu marca personal, piensa en que tú misma eres el “producto” que va a comercializarse, en el sentido que ese producto agrupa todas tus experiencias, habilidades profesionales y tu forma de ser y trabajar que al final, será lo que vendes a tus superiores, a tus clientes o al empleador en una búsqueda de empleo.

Realmente la forma como gestiones y vendas tu marca personal, lo que eres y te diferencie de los demás, es lo que te ayudará a llamar la atención de tu empleador para que tú seas la “marca seleccionada”.

Cómo desarrollar tu marca personal

1. Cuál marca te gusta más y por qué

En general piensa en las marcas que más te llamen la atención, cualquiera que ellas sean. Y pregúntate a ti misma por qué te gustan más unas que otras, por qué te atraen o te desagradan. Mira que de fondo la marca personal es la “personalidad” o la esencia del producto; es lo que transmite confianza, calidad y seguridad al cliente. Cuando identifiques estos aspectos de una marca en general, podrás pasar a tu propia marca.

 2. Identifica tus talentos, fortalezas y habilidades

Luego que analizaste el mercado, ahora es tiempo que te centres en ti misma para crear tu marca personal. Piensa qué es lo que te apasiona, lo que más te gusta hacer, para qué eres hábil, qué disfrutas hacer y no sientes que sea un trabajo. Si es posible dialoga con familiares y amigos para que te retroalimenten sobre qué es lo más positivo que ven en ti y qué percepciones tienen sobre ti.

 3. Cuál es tu grupo objetivo

Las marcas necesitan dialogar a su público objetivo, entenderlo, hablar con las personas no como “la gente”, un genérico, sino como personas reales con necesidades y expectativas. Así tus clientes sean tus propios directivos, posibles empleadores o clientes si trabajas de manera independiente, lo ideal es que realices una investigación de mercados para conocer todo lo relacionado con tu segmento objetivo.

Puedes usar la potente herramienta de Internet para indagar sobre sus actividades, metas, gustos, actividades comerciales, competidores, posicionamiento en el mercado, etc. Entre más información tengas, más herramientas tendrás para posicionar estratégicamente tu marca personal.

4. Brilla con luz propia

En un mercado de infinitas ofertas podrás encontrar muchas personas o compañías que ofrecen productos y servicios similares a los tuyos y podrás ver que muchos de estos competidores tienen todas las de ganar. En este momento es cuando debes evaluar que tu experiencia, tus habilidades y formación crean un valor diferencial que te harán destacar y en un futuro no muy lejano, te permitirán brillar con luz propia.

Aprovecha tu marca personal para dar a conocer tu experiencia, conseguir reputación, encontrar trabajo o atraer clientes. Lo esencial es que identifiques cuál es tu diferencial, tu promesa básica de venta que te hagan atractiva para el mercado. Podría ser una integración de tus intereses y talentos personales junto con tu experiencia profesional. Tu marca personal marcará la diferencia. 

Si tienes en cuenta estos pasos de seguro te ayudarán a definir cuál es tu marca personal. No olvides que la calidad, la eficiencia, el justo a tiempo y el servicio al cliente son también factores que pueden hacerte destacar. ¡Adelante con tu marca personal!

Otras lecturas que también te pueden interesar 

> 10 malos hábitos que solo tienen las mujeres inteligentes

Si eres una mujer con “malos hábitos”, vas a cambiar radicalmente tu forma de pensar cuando leas éste artículo…

¿Dónde buscar la inspiración para emprender?

Es muy posible que al menos una vez en tu vida te hayas planteado la posibilidad de realizar algún emprendimiento o negocio, ¿este es tu momento?

error: Todo el contenido está protegido. Tu ip e identidad está siendo registrada.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam