Descubre por qué no hay que llevarse el móvil al cuarto de baño.

Nuestro teléfono móvil tiene vida propia

Si hace unos años nos dijeran que íbamos a ir con un teléfono encima literalmente a todos lados, no nos lo creeríamos.

Lo llevamos en el coche, en la cocina mientras cocinamos, en el salón mientras leemos o vemos la tele, en la habitación, en la cama al dormir, y por supuesto en el cuarto de baño, tanto en el váter como mientras nos duchamos.

Hacer nuestras necesidades mientras jugamos a un juego, chateamos, colgamos fotos en redes sociales, enviamos un correo electrónico, hablamos por teléfono, vemos nuestra serie favorita o incluso nos hacemos ‘selfies’, se ha convertido en una costumbre de lo más normal.

Mientras antes éramos capaces de leernos la “SUPERPOP”, el “CUORE” o Los Pilares de la Tierra, pasando horas sentadas en el baño, ahora hacemos lo mismo pero dejándonos los ojos en el móvil.

Las aplicaciones más usadas mientras estamos sentadas en el váter son  Facebook y Whatsapp con un 21% y Google con un 11%. Si tienes menos de 30 años, lo que más utilizas es Whatsapp; y si tienes más de 30, tu favorita es Facebook. Los mayores de 60 años son los que más utilizan las llamadas desde el baño.

Sabemos que 1 de cada 4 españoles confiesa hacerse un ‘selfie’ en el váter

Según el estudio Renova sobre el uso del teléfono en el váter, publicado en febrero de 2017, el 91,8% de los encuestados utiliza el teléfono cuando está en el servicio. Por comunidades, a la cabeza los extremeños con un 97%, seguidos por valencianos y vascos con un 95% ambos. En mitad de la clasificación los catalanes con 91%, gallegos con un 90% y murcianos con 89%. A la cola navarros con un 71%, cántabros con un 74% y riojanos con 85%.

Un 28% de mujeres afirmó haberse hecho al menos una’selfie’ en los últimos 12 meses en el inodoro, frente a un 25% de los hombres. Entre ellas, las más coquetas son las canarias con un 47%. Entre ellos, los presumidos son los extremeños con un 66%. Los más vergonzosos, los riojanos y madrileños. Un 79% confiesa que su uso prolonga en ocasiones el tiempo invertido en el baño.

Nuestros móviles y sus cubiertas suelen ser de materiales plásticos con muchos recovecos y capaces de mantener la humedad durante largo tiempo, por lo que son el hogar perfecto para bacterias y hongos.

Desde estas líneas, te recomendamos acabar con esta mala costumbre si no quieres enfermar. Uno de los problemas que puedes padecer al pasar tanto rato sentada en el váter con el teléfono móvil, es sufrir de las temidas hemorroides, sobre esto ya hemos escrito algún post.

El otro gran problema es que millones de bacterias peligrosas puedes adherirse a tu teléfono y propagarse por todos los lugares que toques. Es realmente peligroso utilizar el móvil mientras orinamos o defecamos, ya que estamos jugando con nuestra salud y con la de los que nos rodean, ya que muchas veces prestamos el móvil a familia o conocidos.

Los niveles de contaminación microbiana varían mucho dependiendo de dónde esté el baño. Si tu baño es peligroso, imagínate que el de un hospital, guardería o bar de copas puede estar lleno de cosas que ni te imaginas…

Según varios estudios la combinación más peligrosa es defecar con el móvil en las manos, dejar el móvil después sobre alguna repisa, limpiarnos y tirar de la cadena sin haber bajado la tapa y posteriormente ducharnos con agua caliente que desprenda mucho vapor.  De esta forma todas las bacterias que llevamos en las manos pasan al móvil y a la repisa. Posteriormente al tirar de la cadena sin la tapa se proyectan miles de microgotas cargadas de bacterias que quedan libres en el ambiente cargado de vapor de la ducha, que vuelven a caer sobre nosotros e inundan la casa al abrir la puerta del baño.

Los tipos de bacterias más comunes que pueden colonizar nuestro teléfono son la Salmonela, E.coli, C. Difficile, Shigella y Campylobacter, pueden provocarnos indigestiones intestinales, fiebre, náuseas, vómitos y diarreas.

La mayoría de los médicos y farmacéuticos recomiendan no sacar nunca el móvil en cuarto el de baño, y mucho menos baños públicos, donde la jungla de bacterias, hongos y virus es incalculable.

Debes tener en cuenta que una sola bacteria en condiciones de temperatura y humedad óptimas puede llegar a convertirse en 8 millones de bacterias en tan sólo 24 h.

Consejos a seguir para no infectarse

  • No utilizar el móvil mientras se come o bebe, ya que pasamos las bacterias directamente desde el móvil a la comida.
  • Desinfectar regularmente el móvil con toallitas especiales.
  • Lavarse las manos habitualmente antes de comer y después de haber ido al baño.
  • No utilizar el móvil mientras estás con bebés.

Además del móvil, también debes tener especial cuidado con dónde apoyas el bolso o la cartera al entrar en un baño.

Casi el 25% de los bolsos que ves por la calle tienen restos de heces por haber estado apoyadas en los baños.

A modo de resumen: A partir de este momento, deja tu teléfono en el bolsillo o bolso cuando entres al baño.

 

Enviar una respuesta

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam