La diabetes y problemas sexuales masculinos

La diabetes y problemas sexuales masculinos

Cuando se diagnostica la diabetes hay que tener en cuenta que muchos factores de nuestra vida pueden verse afectados y alterados, entre ellos la vida sexual.

La diabetes es una enfermedad crónica e irreversible del metabolismo en la que se produce un exceso de glucosa o azúcar en la sangre y en la orina; es debida a una disminución de la secreción de la hormona insulina o a una deficiencia de su acción.
Esta enfermedad puede afectar negativamente a la función sexual. Esto puede producirse como consecuencia de la alteración que produce la diabetes en los vasos sanguíneos y en los nervios autónomos. De esta manera el flujo sanguíneo se reduce y dejan de recibirse correctamente algunas de las señales nerviosas que emite el cerebro, principalmente las de carácter involuntario.

Las alteraciones producidas por la diabetes, que afecta a los nervios, vasos sanguíneos, hormonas y a la salud emocional, pueden generar dificultad para mantener relaciones sexuales plenas.

¿Cómo afecta la diabetes a la función sexual del hombre?

La diabetes puede influir en la función sexual de hombre de la siguiente forma:

diabetes Disfunción eréctil: los hombres diabéticos tienen más posibilidades de presentar problemas de erección que los que no lo son. De hecho, en muchos casos de hombres menores de 50 años que presentan problemas de erección, esa disfunción eréctil puede ser un indicador de una diabetes.

Se debe tener en cuenta que la disfunción eréctil no selo está vinculada a la diabetes, sino que también puede ser causada por otras enfermedades, como las vasculares o renales. Algunos medicamentos o el consumo excesivo de alcohol también pueden ocasionar problemas de erección.

Por ello es importante acudir a un/a especialista para que valore tu caso y determine con la mayor precisión posible qué puede estar causando esos problemas de erección. En la mayoría de los casos, el control de la diabetes permite recuperar la normalidad de la erección, aún así, en la actualidad existen numerosos tratamientos específicos y eficaces para este problema que van desde los medicamentos hasta terapias de psicología.

Eyaculación retrógrada: esto se produce cuando, en la eyaculación, una parte o la totalidad del semen no se expulsa hacia el interior, en lugar de eso, se dirige hacia la vejiga para ser expulsado a través de la orina.

Esto puede venir producido porque los músculos que se encargan de la eyaculación no funcionan correctamente a causa de algunas alteraciones que ha podido originar la diabetes en los nervios que controlan esos músculos.

Infertilidad: en este caso, la infertilidad puede deberse a los dos factores anteriores, tanto la disfunción eréctil como la eyaculación retrógrada son parte de las principales causas que producen infertilidad en el hombre.

Y a las mujeres ¿Cómo les afecta sexualmente la diabetes?

Al igual que los hombres, un gran número de mujeres diabéticas también pueden presentar problemas de disfunción sexual. Estas alteraciones vienen originadas principalmente por las alteraciones musculares y afección nerviosa que se producen. Algunas de las alteraciones de la función sexual en las mujeres pueden ser:

Sequedad vaginal: causada por la reducción de la lubricación de la vagina.

Esta sequedad o falta de lubricación puede repercutir generando molestias o dolor durante las relaciones.

Reducción o falta de deseo sexual y/o dificultad para excitarse.

Infecciones vaginales como la candidiasis. Las mujeres con diabetes tienen más probabilidad de presentar candidiasis vaginal, ya que el hongo cándida puede crecer más fácilmente cuando la concentración de glucosa en la sangre es más alta.

Al igual que en los hombres, estas alteraciones pueden deberse a otras causas o enfermedades, por lo tanto, un/a especialista será quien mejor pueda valorarlo.

Otra cosa interesante que debemos saber sobre la diabetes es que hace que vuelve a las personas más propensas a sufrir infecciones de orina.

Las personas que padecen diabetes tienen el triple de posibilidades de sufrir infecciones urinarias o cistitis en comparación con las personas no diabéticas. Las infecciones más comunes del tracto urinario son las infecciones de orina o cistitis.

El principal motivo es porque la diabetes afecta al funcionamiento del sistema inmune (disminuyendo su eficacia), aumenta los niveles de glucosa en sangre y orina, alterando también vasos sanguíneos y tracto urinario. El aumento de la glucosa en sangre propicia las infecciones debido a que las bacterias que las producen se alimentan de ella, favoreciendo así su proliferación.

¿Nuestra recomendación ante las infecciones de orina?

Tratamiento prostatitis y cistitis Urocran® Forte, un complemento alimenticio que PREVIENE Y MEJORA los SÍNTOMAS de las INFECCIONES DEL TRACTO URINARIO. Contiene una combinación única de tres ingredientes: D-Manosa, 2.500 Millones de Probióticos y Arándano Rojo Americano, que contribuyen al normal funcionamiento del tracto urinario, así como del sistema excretor e inmunitario.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam