Diarrea, una dolencia común que se infravalora

Diarrea, una dolencia común que se infravalora

Los cuadros de diarrea pueden ser vistos con cierta normalidad cuando son causados por intolerancia a algún alimento, estrés, ansiedad, determinada dieta o porque se usó algún tipo de laxante.

Sin embargo, cuando se presentan deposiciones acuosas que se prolongan por más de una semana y el organismo no sana por sí solo, se podría estar ante un cuadro crónico originado por alguna enfermedad.

En estos casos el médico hará una valoración.

El profesional deberá determinar si la causa de la diarrea es una enfermedad subyacente o alguna otra causa para poder colocar el tratamiento correcto. En ningún caso debe ser infravalorada, pues puede estar escondiendo enfermedades graves.

Clostridium difficile bacterium
Clostridium difficile bacterium

Diarrea aguda

El caso de diarrea aguda se presenta cuando las heces son blandas o líquidas. La persona tiende a evacuar dos o tres veces al día. Cuando se trata de una diarrea aguda, sin ninguna enfermedad de base, esta desaparecerá al cabo de uno o dos días.

Si las evacuaciones acuosas persisten por más de cuatro semanas, se estaría entonces frente a una diarrea crónica que puede comprometer la salud del paciente o significar el síntoma de una enfermedad de base.

En este tipo de situaciones resulta necesario acudir al médico para que determine la causa. El profesional de la medicina hará un diagnóstico de acuerdo con la sintomatología descrita por el paciente y recomendará el tratamiento a seguir con base en el diagnóstico.

Muchos pacientes subestiman la diarrea y esperan a que esta cese sin ningún tratamiento.

Aunque hay casos en que esto ocurre sí ocurre, existen otros en los que es necesaria la vigilancia médica. Sobre todo si ya transcurrió un mes y persisten las evacuaciones acuosas que pueden dar paso a un cuadro de deshidratación severa en el paciente.

En el caso de niños y personas de edad avanzada, se recomienda no esperar y acudir al médico, ante los primeros síntomas.

Diarrea producida por antibióticos

No todos los cuadros diarreicos tienen la misma causa. Existen diferentes tipos.

Hay uno en particular que es producido por la bacteria Clostridium difficile o C. diff. Este tipo de bacterias están muy presentes en los hospitales. También pueden surgir después de un tratamiento prolongado con antibióticos.

Los síntomas son evacuaciones acuosas que, en el peor de los casos, provocan inflamación del colón, algo que pone en riesgo la vida del paciente.

Aunque los adultos mayores, quienes estén internados en hospitales y los que  reciben tratamientos con antibióticos por tiempo prolongado son más propensos a contraer esta bacteria, también se han presentado casos en personas jóvenes que no tienen ninguno de los factores de riesgo anteriormente mencionados. Solo en Estados Unidos se diagnostican medio millón de casos anualmente.

La diarrea producida por antibióticos ocurre porque no solo destruyen las bacterias malas sino también las buenas y necesarias para el equilibrio intestinal.

Esto produce entonces que el cuerpo quede indefenso ante cualquier infección. Esto ocurre mucho cuando se abusa de los tratamientos con antibióticos o el paciente se automedica.

Por ello se debe respetar las indicaciones del profesional de la salud y no exceder los días y dosis recetados.

Quien tome antibióticos durante más de una semana puede estar propenso a desarrollar la bacteria C. difficile. Si el paciente infectado toca alimentos, manillas, objetos o cualquier otra superficie, se puede propagar la batería y contaminar a otros.

Los principales síntomas de una diarrea producida por la bacteria C. difficile son:

  • Heces acuosas durante varios días
  • Sensibilidad y dolor estomacal
  • Vómitos
  • Fiebre
  • El paciente presenta pérdida del apetito

Algunas formas de prevención:

  • Lavarse muy bien las manos, preferiblemente con agua y jabón porque esta bacteria es resistente a los antibacteriales hechos a base de alcohol.
  • No excederse en el uso de antibióticos y utilizarlos solo bajo estricta vigilancia médica.
  • Desinfectar muy bien los baños o las superficies que hayan estado en contacto con un paciente infectado. Asear preferiblemente con cloro.

Diarrea y gastroenteritis

La diarrea también puede ser un síntoma de gastroenteritis. Esta enfermedad ocurre cuando a causa de un virus, un parásito o una bacteria se inflama la membrana interna del intestino.

Generalmente la infección es producida por Rotavirus. La enfermedad es más común en los niños aunque los adultos no están exentos. El contagio puede darse a través de los alimentos o el consumo de aguas contaminadas.

La gastroenteritis no solo produce diarrea, sino que también viene acompañada de vómitos, náuseas y un fuerte dolor de estómago originado por la inflamación intestinal. En algunos casos se presenta fiebre y dolor de cabeza.

En niños pequeños y en adultos mayores la gastroenteritis puede ser más grave en comparación con los cuadros que se presentan en adultos jóvenes.

Dependiendo del caso se combate la enfermedad con descanso y consumiendo mucho líquido. Una de las mejores formas de prevenir esta enfermedad es con la correcta higiene de los alimentos y de las manos.

La diarrea por gastroenteritis puede causar deshidratación, razón por la cual el médico recetará al paciente tomar abundante líquido mientras está en el proceso de recuperación.

Diarrea del viajero

La diarrea del viajero suele ser menos agresiva. Este padecer es el resultado de una infección contraída por una persona que viajó a un lugar en donde no hay una correcta manipulación de los alimentos o las aguas están contaminadas.

Se le denomina diarrea del viajero, porque generalmente los pacientes la contraen cuando van de viaje o de visita a otros lugares, sobre todo a países en vías de desarrollo en América Latina, Medio Oriente y también algunas zonas de Asia y África.

El cuadro diarreico generalmente afecta al viajero porque su cuerpo no está habituado a las bacterias que pueden estar en el agua y en los alimentos de la zona.

Esto no pasa en quienes son residentes porque ya su organismo ha desarrollado las defensas suficientes para protegerse ante estas bacterias.

Por eso, es recomendable que al viajar se tenga especial cuidado con los alimentos y las aguas que se consumen.

Diarrea y síndrome del intestino irritable

Colon irritable tratamiento
Colon irritable tratamiento. Vitaplus® iB Support

 

El Síndrome del Intestino Irritable (SII) es un trastorno funcional digestivo, que se caracteriza clínicamente por la asociación de hinchazón, dolor/molestia abdominal y alteraciones en el hábito deposicional que puede variar desde estreñimiento, diarrea o ambos.

El síntoma principal del Síndrome de Intestino Irritable (SII) es el dolor abdominal acompañado de cambios en la frecuencia y/o consistencia de las deposiciones, presentando episodios de diarrea o estreñimiento. Es un trastorno crónico, que se caracteriza por períodos agudos y/o de remisión de los síntomas.El dolor abdominal puede ser difuso o localizado en el abdomen inferior, de moderada intensidad, que se alivia tras la defecación.

El enfoque para los pacientes que padecen del síndrome del intestino irritable es multidisciplinario, ya que el tratamiento se basa en una adecuada terapia médica de apoyo, en la aplicación de medidas higiénico-dietéticas, farmacológicas y en algunos casos psicoterapéuticas.

Los medicamentos que se suelen usar para el SII tienen como finalidad aliviar los síntomas, es decir es un tratamiento sintomático. Se incluyen los espasmolíticos para tratar el dolor, determinados laxantes para mejorar el estreñimiento y fármacos para evitar la diarrea. No obstante, en muchos casos existe una relación entre la calidad de la microbiota intestinal y la tipología de bacterias. Una microbiota intestinal sana y equilibrada puede ser una forma de evitar o mejorar los periodos agudos y gran parte de la sintomatología.

Tratamientos para la diarrea

El tratamiento para la diarrea dependerá de cuál sea la causa o el origen de esta. Es necesaria una valoración médica para que el profesional determine los pasos a seguir de acuerdo con el diagnóstico.

Hay casos como en la diarrea por Rotavirus en los que no hay un tratamiento exacto. El médico vigilará que no haya deshidratación y recetará el consumo de abundante líquido. También es probable que recete electrolitos y sueros.

Si se detecta la presencia de Clostridium difficile, la causa es clara.
El tratamiento para diarrea por antibióticos  se basa en que el médico debe pedir al paciente que suspenda de inmediato el antibiótico que consumió previamente y que generó el problema intestinal.

El profesional de la salud podrá recetar otros antibióticos que combaten esta infección en lugar de hacerla resistente. El consumo de líquido para evitar la deshidratación también es importante.

En casos graves en los que el dolor intestinal es crónico y se ha producido algún daño, es posible que se practique una intervención quirúrgica para extirpar parte del colón.

Pero esto solo ocurre en casos muy graves y todo depende de la valoración médica.

Lo mejor en cada situación es la prevención. Los hábitos de higiene y no consumir agua contaminada son importantes para prevenir la diarrea por Rotavirus, también para prevenir la diarrea del viajero.

Cuando se trata de Clostridium difficile la prevención también radica en la correcta higiene de las manos, los espacios hospitalarios o aquellos en donde haya algún paciente infectado.

Y por supuesto no automedicarse con antibióticos o abusar del consumo de estos. Todo debe darse bajo estricta vigilancia médica.

Beneficios del Saccharomyces boulardii

Hay tratamientos de origen natural para combatir tanto la diarrea aguda como aquella que está asociada a un Rotavirus o al uso de algún antibiótico. Uno de estos tratamientos es el que se basa en el consumo de saccharomyces boulardii: la levadura que ayuda a detener cuadros diarreicos.

  • Al ser un probiótico, el saccharomyces boulardii es resistente a los antibióticos. Por lo tanto, las personas que llevan algún tratamiento farmacológico pueden consumirlo en paralelo para evitar las molestias y los daños asociados a la diarrea.
  • Su uso no afectará el resultado del tratamiento con antibióticos, sino que protegerá al organismo, pues como se recordará los antibióticos no discriminan entre bacterias buenas y malas. El probiótico será como una defensa.
  • Hay evidencias científicas que indican la eficacia del saccharomyces boulardii para el tratamiento de diarreas causadas por antibióticos, las originadas por rotavirus, e incluso la llamada diarrea del viajero.

En el caso de los niños el uso debe hacerse siempre bajo estricta vigilancia médica. Siempre lo mejor es consultar al médico de cabecera. También debe evitarse su consumo si el paciente es alérgico a la levadura. En caso de que se esté embarazada o en proceso de lactancia siempre se debe consultar primero al médico.

Vitaplus® Boulardii, el innovador probiótico para la diarrea multifactorial flora intestinal y vitaplus boulardii

 

 

PlusQuam Pharma se ha adelantado en el tiempo y ha desarrollado el producto probiótico de última generación y específico: VITAPLUS® Boulardii, probiótico con microorganismos vivos, que trata la diarrea multifactorial ayudando a restablecer la flora intestinal alterada y recuperando su equilibrio.

MÁS INFORMACIÓN: > Vitaplus®

COMPRAR >>>>>

 

¿Existe un producto similar a Vitaplus® Boulardii?

No

La formulación es única y exclusiva. No se puede sustituir por ningún otro producto, ya que no tendrá la misma fórmula ni efecto.

Puede encontrar los productos en cualquier farmacia de España. Si no disponen de ellos en ese momento, la farmacia lo puede encargar y tenerlos a su disposición en 4/24h.

¿Qué son los probióticos?

Según la Organización Mundial de la Salud, los probióticos son “microorganismos vivos que, administrados en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud del que los toma”.

Para que un microorganismo pueda ser considerado un probiótico debe haber estado bien tipificado y estudiado, ya que ese es el modo de conocer cuáles son sus beneficios, las cantidades a las que hay que tomarlo, así como las situaciones o enfermedades en las que ha demostrado su utilidad.

Los probióticos pueden ser levaduras o bacterias ya que ambas forman parte habitual de nuestra flora.

¿Cuáles son los beneficios de los probióticos?

Los probióticos actúan en nuestro ecosistema intestinal equilibrando la composición de la flora y se ha demostrado que tienen un amplio espectro de beneficios para la salud.

Algunos de los beneficios:

  • Mejoran la salud del intestino regenerando la flora intestinal
  • Favorecen la regulación del tránsito intestinal

¿Existen contraindicaciones con la toma de probióticos?

Los probióticos son generalmente bien tolerados.

A pesar de ello antes de la toma de un probiótico, es necesario contemplar la hipersensibilidad de cada persona a cualquiera de los componentes del producto y siempre consultar al médico o farmacéutico.

Ahora ya sabes que la diarrea, aun siendo una dolencia más común de lo que debería, no debe de ser infravalorada.

 

Otras lecturas que también te pueden interesar 

> ¿Sabes cuáles son las causas de las hemorroides en mujeres?

Las múltiples causas de la enfermedad hemorroidal

Descubre lo que tu lengua tiene que decir sobre tu salud

Saca la lengua y te diré de qué sufres.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam