Dormir, literalmente, elimina los desechos y toxinas que se acumulan en el cerebro

Dormir, literalmente, elimina los desechos y toxinas que se acumulan en el cerebro

Seguramente has sabido o leído que el sueño es una de las actividades más importantes y necesarias para el cuerpo humano. No sólo porque a través de un sueño reparador puedes recuperarte y tener vitalidad para iniciar el día siguiente con energía, sino porque también cumple otro papel muy importante y es eliminar los desechos y toxinas que se acumulan en el cerebro.

Tal vez esta función no es muy conocida y a la vez, resulta interesante que puedas entender un poco más tu organismo sobre cómo funciona a la perfección.

¿Cómo se limpia el cerebro?

Tu cerebro se limpia todas las noches mientras duermes. Durante este tiempo las neuronas se contraen, reducen el espacio que ocupan dejando espacios libres para la limpieza.

Al hacerse más pequeñas las neuronas se reducen hasta un 60% de su tamaño original quedando más espacio para que el líquido cefalorraquídeo circule mejor. Luego entra actuar el sistema glinfático del organismo que según los estudios, es el responsable de eliminar los residuos celulares derivados de la actividad neuronal.

Hasta hace poco investigadores de la Universidad de Rochester en Estados Unidos publicaron un estudio donde documentaron estos hallazgos a partir de ratones, que les permitieron explicar cómo funciona el mecanismo de limpieza del cerebro.

Este literal “lavado de cerebro” se logró observar a través de la técnica de microscopía de excitación de dos fotones que permite hacerlo en un cerebro vivo (consciente o inconsciente). Esta técnica de proyección de imagen fluorescente permite observar la imagen de un tejido vivo hasta una profundidad de un milímetro.

Se escogieron ratones para el estudio porque sus cerebros resultan muy parecidos a los de los humanos y han evidenciado la presencia de un “sistema de tuberías” a través del cual el líquido cefalorraquídeo lava los residuos del cerebro y los lleva al sistema circulatorio. Finalmente estas toxinas circulan hasta llegar al hígado para luego ser eliminadas de la sangre.

Al dormirse los ratones, los investigadores comprobaron que las células cerebrales de estos animales realmente se encogieron, expandiendo los espacios entre ellas en un 60 por ciento. En este instante fue cuando el líquido cefalorraquídeo entró y limpió toxinas y desechos acumulados en el cerebro.

El estudio también comprobó que el sistema glinfático o “sistema de limpieza con tuberías” se volvió 10 veces más activo mientras los ratones estaban dormidos.

Con estos hallazgos mientras duermes esta red o tubería de vasos exclusiva del sistema glinfático (término usado por la neurocientífica danés Maiken Nedergaard debido a la dependencia del sistema en las células gliales) trabaja específicamente limpiando el cerebro.

El lavado de las toxinas del resto del cuerpo es una función del sistema linfático que al no poder traspasar la barrera hematoencefálica, no lo hace en el cerebro. De allí que la función la asume el sistema glinfático exclusivamente en esta parte del cuerpo.

La eliminación de toxinas y el Alzheimer

Resulta tan importante la eliminación y limpieza de todas las toxinas del cerebro mientras se duerme que pueden impedir que un individuo llegue a padecer de Alzheimer y otras formas de demencia.

Mientras se duerme la limpieza del complejo beta-amiloide, por ejemplo (implicado en el Alzheimer), es vital para evitar esta y muchas otras enfermedades neurodegenerativas que surgen por la acumulación de proteínas en el cerebro que pueden asfixiar las redes neuronales.

El beta-amiloide es la sustancia que forma las placas pegajosas asociadas al Alzheimer, por ello este uno de los productos de desecho que se eliminan del cerebro mientras se duerme.

En este sentido y aunque aún es una hipótesis, es sorprendente que los trastornos de sueño pueden ser una causa directa de la presencia de la enfermedad de Huntington, el Alzheimer, el mal de Parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas.

La importancia de cuidar tus horas de sueño

Cuando estás a punto de dormir

Este es el mejor momento, en el estado de somnolencia, cuando las ondas alfa inundan el cerebro. En este instante los estímulos de los sentidos se van aquietando al igual que las ideas y sólo quedan algunos pensamientos que la mente considera como relevantes. El asunto se complica si acostumbras rumiar los pensamientos y no puedes dejarlos de lado fácilmente. Evítalos para que puedas conciliar el sueño.

El sueño te ayudará a ver las cosas de otra manera

Dormir es un alivio cuando al despertar tienes una solución para un problema o ves la situación que te preocupaba de manera distinta. El sueño además de ser reparador te permitirá decir “mañana será otro día”, desconectarte y despertar con otra visión, otra perspectiva.

Otras lecturas que también te pueden interesar 

> La midorexia y el atractivo de las mujeres de mediana edad

la midorexia o crisis de la mediana edad, es un trastorno psicológico o de conducta que se manifiesta en personas que se niegan a aceptar su verdadera edad. ¿Quieres saber mas?

Filofobia o el Miedo a enamorarse

¿Te pasa a ti o conoces a alguien que actúa así cuando siente que se va a embarcar en una situación sentimental?

error: Todo el contenido está protegido. Tu ip e identidad está siendo registrada.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam