El fin de los sofocos tiene nombre propio: Actifemme® RESD3

El fin de los sofocos tiene nombre propio: Actifemme® RESD3

Los sofocos son un síntoma común para muchas mujeres que están iniciando la transición hacia la menopausia. Ciertamente, algunas mujeres los tienen por muchos años, incomodando por lo molestos que suelen ser. Para aliviar este síntoma, el laboratorio PlusQuam Pharma ha desarrollado Actifemme® RESD3, el primer tratamiento con nanotecnología de España diseñado para reducir los sofocos.

El medicamento en sí posee una innovadora tecnología patentada que ayuda a reducir la intensidad de los sofocos durante la menopausia. Según estudios clínicos, el uso del Actifemme® RESD3 puede reducir en hasta un 78,6% la intensidad de los sofocos, así que es una buena noticia para las mujeres que están en ese momento de sus vidas.

La intención del laboratorio es que las mujeres puedan vivir una vida totalmente plena, ayudando a mejorar su calidad de vida: muchas veces los sofocos ocurren durante horas nocturnas, causando angustia y molestias.

¿Qué es Actifemme® RESD3?

El tratamiento Actifemme® RESD3 es un complemento alimenticio diseñado para reducir la intensidad de los sofocos. Se suministra como un spray oral sublingual, lo que permite que su acción rápida y eficaz.

La otra característica importante del Actifemme® RESD3 es que es una nanoemulsión. Esto se refiere a que sus partículas son muy pequeñas: un nanómetro es una mil millonésima parte de un metro. Particularmente, las nanoemulsiones son un medio de transporte rápido de altas concentraciones de ingredientes activos a las membranas celulares.

Actifemme® RESD3 se compone de resveratrol, vitamina D3 y vitamina E. Al ser una nanoemulsión, la acción del resveratrol se incrementa mucho, lo que hace precisamente que su acción sea rápida.

Resveratrol

El resveratrol es considerado como una prometedora molécula natural bioactiva. Estudios científicos han demostrado que posee importantes propiedades fitoterapéuticas y farmacológicas.
El resveratrol, que es un fitopolifenol no flavonoide, también tiene una considerable actividad antioxidante, antiinflamatoria, hipolipemiante y antiagregante. Asimismo, el Actifemme® RESD3 es el único tratamiento que se sirve de la nanotecnología para reducir la intensidad de los sofocos a través de pulverizaciones sublinguales.

Esto constituye en si mismo toda una novedad: los resultados del tratamiento con Actifemme® RESD3 son muy prometedores y han resultado buenos para muchas mujeres.

Estudios del resveratrol

Los remedios antes de ser lanzados al mercado, pasan una serie de pruebas: hasta que no son seguros, no son expuestos para la venta al público. Para evaluar la eficacia del resveratrol con la nanotecnología se realizó un estudio. Las conclusiones de este estudio fueron una importante reducción de los episodios relacionados con sofocos.

Las pacientes, a las que les fue suministrado resveratrol durante doce semanas, mostraron una reducción de los síntomas: el 78,6% de los casos pasó de síntomas moderados a graves a leves.

Otro estudio en el que se buscaba conocer el efecto de la vitamina D3 combinada con el resveratrol, reveló que la combinación de la vitamina potencia los efectos del resveratrol. En suma, la vitamina D3 permite que el resveratrol aumente su absorción.

Otro descubrimiento hecho sobre el resveratrol es que no induce la proliferación de tejidos mamarios o uterinos.

La menopausia

Tradicionalmente, se considera que la menopausia ha llegado a la vida de una mujer cuando deja de tener menstruaciones por lo menos durante un año. Esto sucede porque los ovarios dejan de producir estrógeno y progesterona.

Esta etapa empieza con mayor frecuencia después de los 45 años, aunque algunas mujeres pueden tener síntomas mucho antes de eso. Los sofocos o sudoraciones nocturnas suelen ser uno de los síntomas más molestos de esta etapa.

Muchas mujeres se refieren a ellos como una sensación de calor insoportable, que suele pasar con mucha frecuencia en horas nocturnas, mientras la mujer duerme, con la consecuencia de interrumpir las horas de descanso.

Además, estos sofocos suelen describirse como un calor repentino y abrasador que puede empezar en el pecho y extenderse a todas partes del cuerpo, incluida la cabeza. Hay mujeres que refieren que después de estos episodios, pueden sentir escalofríos.

Aunque los sofocos suelen ser un síntoma pasajero de la menopausia, hay mujeres que los sufren por largo tiempo. Por esto, ante la llegada de una terapia que ha demostrado ser comprobada para el mejoramiento de este molesto síntoma, muchas mujeres ven en él una solución al problema.

Otras lecturas que también te pueden interesar 

> ¿Qué le ocurre al cuerpo durante la menopausia?

La menopausia implica varios cambios en el cuerpo que pueden llegar a afectar la salud de la mujer. ¿Los conoces?

> Alteraciones cutáneas en la menopausia: la piel también sufre

la llegada de la menopausia puede traer consigo varias alteraciones en la piel. Te lo contamos en este interesante artículo.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam