Las hemorroides en el embarazo: síntomas, tratamientos y recomendaciones

Las hemorroides en el embarazo: síntomas, tratamientos y recomendaciones

Uno de los problemas muy comunes durante el embarazo es la aparición de almorranas o hemorroides en el embarazo.
Las hemorroides son unas almohadillas compuestas de tejido intestinal inflamado, que se originan por una dilatación de las venas y que pueden ser de carácter interno (en el interior del recto) o externo (en la zona del ano).

Las hemorroides en el embarazo son más frecuentes debido a que el aumento de tamaño del útero ejerce presión en la última parte del intestino, pudiendo provocar así estreñimiento.

Durante la gestación, se produce un aumento de la progesterona que tiene como consecuencia la dilatación de los vasos sanguíneos del cuerpo, pudiendo producirse varices o inflamación en las venas del ano, formándose las almorranas o hemorroides en el embarazo.

Este suceso suele caracterizarse por molestias o dolor al evacuar, picor intenso, incluso puede aparecer una pequeña cantidad de sangre, sobre todo durante la evacuación.

Además, durante la gestación, debemos hablar de las hemorroides en el parto, pues durante este momento, pueden dilatarse aún más, aumentando la inflamación y las molestias. Esto se debe a que, durante el descenso del bebé por el canal del parto, la cabeza comprime el plexo hemorroidal.

hemorroides-en-el-embarazo

Síntomas de las hemorroides en el embarazo

Síntomas de hemorroides internas:

  • Dolor intenso durante la defecación.
  • Picor en la zona anal.
  • Sensación de vaciado incompleto después de la defecación.
  • Posible hemorragia leve por el ano.

Síntomas de las hemorroides externas: son aquellas que se encuentran debajo del músculo del esfínter del ano, es decir, las que han propasado por fuera del ano y son visibles.

  • Picor y sensación de quemazón.
  • Piel inflamada y enrojecida y exudado de la zona anal.
  • Sensación de vaciado incompleto después de la defecación.
  • Dolor muy intenso en caso de estrangulación con riesgo de trombo y necrosis de la hemorroide.
  • Producción de un exudado que mancha la ropa interior.
  • Incontinencia ocasional de heces.
  • Sensación permanente de cuerpo extraño en el canal anal.

Las hemorroides en el embarazo pueden dificultar o hacer incómodas tareas sencillas, como, por ejemplo, sentarse, caminar o encontrar la postura idónea para dormir.

Se debe tener cuidado y prestar atención a la evolución de los síntomas, pues pueden agravarse y generar consecuencias peores, sobre todo si se produce sangrado. Es recomendable acudir a la consulta para que un/a profesional valore tu caso

¿Qué hacer para prevenir y mejorar las hemorroides en el embarazo?

hemorroides-en-el-embarazo-ejercicios Existen unas cuantas alternativas que pueden hacerse para mejorar los síntomas producidos por las hemorroides en el embarazo y, en algunos casos, incluso prevenirlas.

Alimentación rica en verduras, frutas y cereales, pues el aporte de fibra de estos alimentos es importante y necesario para prevenir el estreñimiento e ir al baño con mayor soltura.

Se deben evitar el consumo de alimentos picantes y muy grasos, pues son más difíciles de digerir y pueden ser más molestos al ser expulsados del organismo.

Beber una cantidad importante de agua, lo recomendado es entre 2 y 3 litros al día. De esta forma también ayudamos a prevenir el estreñimiento.

No permanecer mucho tiempo sentada o de pie, así ayudaremos a mantener el correcto funcionamiento de la circulación. Por el mismo motivo es aconsejable realizar ejercicio a diario, de forma controlada y suave, para favorecer la circulación. Los ejercicios de Kegel son muy recomendados en estos caso.

Utilizar toallitas o papel higiénico suave y sin perfume.

Hacer baños de asiento con agua tibia para aliviar las molestias y el dolor. Como alivio también pueden usarse compresas frías que ayuden a calmar la zona.

Las medidas de higiene, sobre todo después de la defecación son muy importantes, mantener una higiene óptima es indispensable para que la almorrana no vaya a más y aparezca prurito. Por lo tanto, es importante evitar que quede cualquier tipo de resto de heces en la zona anal.

Te recomendamos usar un gel de higiene íntima como Actifemme® Íntimo junto con agua tibia templada, masajeando con delicadeza, ya que la piel estará más delicada de lo normal. La limpieza siempre debes hacerla desde la vagina hacia el ano.

Gel intimo Actifemme® Gel Íntimo es un gel de higiene íntima, suave, sin jabón, para el cuidado íntimo diario. Formulado con ingredientes activos suaves y no agresivos que limpian y desodorizan de forma eficaz y segura.

Gracias a su contenido en Ácido Láctico y a si pH de 4,5, restaura y protege el equilibrio natural de la zona íntima.

Está compuesto de Extracto de hoja de olivo (propiedades antibacterianas, antifúngicas, calmantes y antiirritantes); Ácido láctico (mantiene el pH vaginal preservando su capa protectora ácida); Bisabolol (propiedades hidratantes, calmantes, antiinflamatorias, cicatrizantes y descongestivas); Aloe vera (propiedades hidratantes, cicatrizantes, antiinflamatorias y antisépticas); Laureth-9 (propiedades calmantes y atenúa el picor).

COMPRAR >

¿Existen productos similares a Actifemme®Íntimo?

No

La formulación es única y exclusiva. No se puede sustituir por ningún otro producto, ya que no tendrá la misma fórmula ni efecto.

Puede encontrar los productos en cualquier farmacia de España. Si no disponen de ellos en ese momento, la farmacia lo puede encargar y tenerlos a su disposición en 4/24h.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam