Palpitaciones en el estómago, ¿por qué?

Palpitaciones en el estómago, ¿por qué?

Las palpitaciones en el estómago son relativamente normales y frecuentes en muchas personas, pero también pueden resultar ser un síntoma de algún tipo de las diversas afecciones que pueden producirlas.

En buena parte de los casos en que se presentan no revisten ninguna gravedad o ni siquiera forman parte de un problema serio, simplemente son alteraciones digestivas momentáneas.

Para prevenirlas lo mejor es seguir una dieta saludable, rica en nutrientes y con productos naturales que no causen trastornos digestivos, ni siquiera de forma pasajera.

Ansiedad y palpitaciones en el estómago
Ansiedad y palpitaciones en el estómago

Tipos de palpitaciones en el estómago

Lo primero que debe tenerse claro es que si se sienten con frecuencia estas palpitaciones, lo mejor es acudir al médico especialista para saber por qué se presentan y cuál es su causa.

Dependiendo de la causa, habrá un tratamiento específico para cada uno de esos tipos de palpitaciones.

Palpitaciones estomacales por gases

Suelen ser las más frecuentes y generalmente se deben a una alimentación desordenada, mala digestión o algún problema digestivo. Esto da lugar a la acumulación de gases que pueden llegar a producir espasmos y pinchazos.

El estrés excesivo que induce a comer rápidamente produce una tensión estomacal que puede causar dispepsia, lo que genera esta indeseada acumulación de gases.

El consumo en exceso de alcohol, café y bebidas gaseosas son también causas frecuentes de esas palpitaciones por gases. Lo mismo sucede por comer a deshoras o por malos hábitos de alimentación en general.

Palpitaciones en el estómago de origen cardiovascular

Una de las causas posibles de esas palpitaciones es por un aneurisma en la aorta abdominal. Este tipo de palpitaciones suelen estar acompañadas de sensación de llenura, estreñimiento, dolor punzante casi constante y algunos otros síntomas en otras partes del cuerpo, como los pies, que se hace notorio por una coloración azulada de los dedos.

Palpitaciones por malas posturas o excesivo ejercicio

Al forzarse los músculos, bien sea por una mala postura durante largo tiempo o por la intensidad de ciertos ejercicios como los abdominales o levantamiento de pesas, pueden presentarse pulsaciones, palpitaciones o calambres en la zona abdominal.

Ese tipo de contracciones no son dolorosas en la mayoría de los casos, aunque si la actividad física ha sido muy intensa y prolongada, pueden llegar a serlo, produciéndose lo que suele denominarse agujetas.

Palpitaciones en el estómago por estrés, nervios o ansiedad

Las situaciones que generan nerviosismo, ansiedad o estrés liberan adrenalina y cortisol. Estas hormonas son estimulantes de los nervios relacionados con las funciones del estómago y del corazón.

Los estímulos que producen estas hormonas desencadenan palpitaciones en uno o en ambos órganos. Estos son los casos más frecuentes de palpitaciones estomacales.

Palpitaciones en el epigastrio o boca del estómago

Las palpitaciones o latidos en lo que suele llamarse la boca del estómago son frecuentes en personas muy flacas o delgadas, ya que se hace muy perceptible el pulso de la arteria más grande del cuerpo, la aorta abdominal.

Palpitaciones en el bajo vientre, con y sin embarazo

Durante el embarazo es normal que en la zona abdominal se sientan latidos y palpitaciones por el proceso de gestación en sí mismo. Pero además hay un aumento de la velocidad y el volumen de sangre, así como una abundante liberación de progesterona que produce esa sensación de latidos o palpitaciones en el bajo vientre.

En las mujeres que no están embarazadas las palpitaciones en el bajo vientre suelen presentarse en el período de ovulación, si se exceptúan aquellos casos en que responden a una afección determinada.

Recomendaciones para todos los casos

Como generalmente las palpitaciones en el estómago se deben a factores emocionales y de alimentación, lo más conveniente es seguir las siguientes recomendaciones:

  • Mejorar los hábitos de alimentación.
  • Evitar la comida basura.
  • Ingerir como mínimo dos litros de agua por día.
  • Evitar el exceso de bebidas alcohólicas refrescos gaseosos.
  • Hacer ejercicios de relajación, sobre todo los relacionados con la zona abdominal.
  • Evitar el hábito de fumar.
  • Procurar llevar una vida más tranquila, menos agitada.

Si bien es cierto que estas recomendaciones son ideales para la salud en general, en el caso de las palpitaciones en el estómago demuestran ser muy eficientes por su estricta relación con la alimentación y los estados emocionales.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam