Cuando los pechos duelen

Las mamas, aparte de ser uno de los órganos representativos en la mujer, también son de los más sensibles del cuerpo, de allí que muchas mujeres lleguen a experimentar diferentes malestares en torno a ellas, como pesadez, dolor o incluso sensación de ardor.

Son muchas las causas que están asociadas a estos cuadros, siendo la más frecuente las diferentes fluctuaciones de las hormonas durante el ciclo menstrual. Un claro ejemplo de esto es cuando atraviesan por el periodo ovulatorio, es decir, los días antes de la llegada de la menstruación. Conocido como mastodinia, genera molestias en ambas mamas, además de un aumento en el tamaño de los pechos.

¿Cuáles son las situaciones más comunes?

Para algunas, esta molestia es mínima, llegando a notar apenas un ligero fastidio con el sujetador, mientras que otras llegan a sentir sensación de ardor y cualquier roce puede hacer que todo se vuelva mucho peor, haciendo necesario el cargarlas sin nada.

Aparte del ciclo menstrual, hay otros periodos donde es común experimentar molestias en los pechos, como por ejemplo:

  • Durante el embarazo: Especialmente en el primer trimestre, siendo más común en madres primerizas.
  • La etapa de la pubertad: Afecta tanto a niñas como varones.
  • Periodos de lactancia.
  • Uso de anticonceptivos con fuerte carga hormonal.
  • Perimenopausia: Época previa a la llegada de la menopausia.

También hay otros cambios o procesos que pueden llegar a generar estos dolores. Entre los más frecuentes se encuentran:

  • Cambios fibroquísticos: De manera natural, algunas mamas tienen mayor tejido fibroso y volumen glandular, llevando a que se sientan duras. Estas tienden a ser más sensibles a la formación de quistes benignos, por esta razón tienden a doler más.
  • Mastitis: Se presenta durante la lactancia y es generado por el bloqueo de uno de los conductos galactóforos que lleva al pezón.
  • Síndrome premenstrual: Cambios o alteraciones neuro – hormonales que se dan en el organismo antes de la menstruación.
  • Golpes o traumatismos directos en la zona.
  • Algunos medicamentos.

Alternativas para tratar el dolor en casa

En su mayoría es transitorio y en apenas unos pocos días va a pasar. En cuadros de mucha intensidad puede optarse por un antinflamatorio, ya sea en pomada directamente en la zona o de consumo oral.

Para estos días, se recomienda el uso de sujetadores que no compriman, los de uso deportivo tienden ser muy favorables. La sensación suele ser aún más desagradable por las noches, por lo que aplicar un poco de hielo puede ayudar bastante.

¿Cuándo acudir al médico?

Si el dolor se hace presente todos los meses y por más de una semana o períodos mayores es importante acudir con el especialista, también en caso de notar:

  • Secreción, ya sea agua, sangre o pus.
  • Dureza extrema después del parto.
  • Fiebre, secreción purulenta o algún tipo de ulceración.
  • La presencia de uno o varios bultos con dolor que no se van después de la menstruación.

En muchos casos, cambiar de sujetador puede traer consigo grandes cambios, sobre todo para aquellas mujeres que tienen pechos muy grandes. Los aros metálicos no están recomendados ya que suene oprimir en exceso.

 

Otras lecturas que también te pueden interesar 

> Candidiasis, mucho más frecuente de lo que crees

Estudios recientes han revelado que el 75% de las mujeres ha sufrido al menos un episodio de candidiasis vaginal a lo largo de su vida.

10 razones por las que debes utilizar un gel íntimo

La higiene de la zona íntima es un aspecto que todas las mujeres deberían atender, requiere una serie de cuidados especiales tan importantes e incluso más que cualquier otra parte del cuerpo

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam