¿Qué es el prurito vulvar?

¿Qué es el prurito vulvar?

El prurito vulvar o vaginal es sólo un síntoma de algunas enfermedades ginecológicas, como por ejemplo la infección por hongos o bacterias.

El prurito vulvar o vaginal es el síntoma de una enfermedad que afecta a vulva o vagina

El prurito vulvar o vaginal no  es permanente, sino que aparece de repente, dura un tiempo y posteriormente suele calmarse.

El prurito vulvar o vaginal no sólo se presenta en problemas asociados a la vagina, también aparece en infecciones urinarias o lesiones en la región ano rectal.

La intensidad del prurito vulvar o vaginal va desde una simple picor molesto hasta una molestia insoportable, que llega hasta alterar la vida y el sueño de la mujer que lo padece, impidiéndole hacer una vida normal.

En un 10% de los casos no se puede determinar la causa del prurito vulvar o vaginal.

¿Cuáles son las causas del prurito vulvar o vaginal?

Causado por infecciones o lesiones

  • Vulvares: herpes genital, foliculitis o infecciones por bacterias u hongos.
  • Vaginales: infecciones por tricomonas, bacterias, hongos, etc…
  • Urinarias: uretritis, infecciones de orina o cistitis.
  • Ano rectal: fisuras anales, hemorroides, infecciones parasitarias por amebas o lombrices.

Candidiasis vaginal (infección por hongos): se produce una secreción blanca similar a cuajada, como consecuencia del uso de antibióticos, anticonceptivos, embarazo, menstruación, preservativos, relaciones sexuales, diabetes y un sistema inmunitario debilitado.

Vaginosis bacteriana (infección por bacterias): inflamación, picazón, secreción y olor fuerte a pescado. La vaginosis es común en las niñas antes de la pubertad.

Causas metabólicas u hormonales

  • Diabetes, debido a la alteración del epitelio por la presencia de altos niveles de glucosa.
  • Hipertiroidismo: por la atrofia de tejido epitelial.
  • Disminución de la producción estrogénica de los ovarios: menopausia quirúrgica, climaterio, amenorrea.

La menopausia causa prurito vulvar o vaginal debido al adelgazamiento de la pared vaginal y la menor lubricación.

Causas externas

  • Alergia a sustancias químicas de jabones, antisépticos, toallitas higiénicas, anticonceptivas, preservativos, prendas de vestir, etc.
  • Alergia a alimentos
  • Medicamentos (cafeína, laxantes, etc.)

Trastornos psíquicos

  • Depresión: se alteran los niveles hormonales afectando al epitelio vaginal.
  • Estrés: se altera el sistema inmunológico, pudiendo aparecer flujo y prurito vulvar o vaginal

Consejos para evitar el prurito vulvar o vaginal

  • No tener una excesiva higiene íntima. Con dos veces al día es suficiente. Te recomendamos usar Actifemme® Íntimo.
  • Usar gel de higiene íntima adecuado al pH y necesidades de cada mujer. Te recomendamos usar Actifemme® Íntimo.
  • Usar  probióticos orales y vaginales de alta eficacia como Actifemme® DÚO en caso de infección.
  • Usar protectores diarios (salvaslip) o toallitas higiénicas sin desodorante.
  • Usar ropa interior de algodón y evitar el nylon o la lycra.
  • Evitar pantalones ajustados.
  • Después de orinar lavarse de adelante hacia atrás, para no arrastrar bacterias patógenas del ano a la vagina y uretra.
  • No tener relaciones sexuales hasta saber la causa del prurito vulvar o vaginal.
  • Es conveniente suspender mientras se tiene “prurito vulvar” las sustancias como el alcohol, café y especias por la irritación que pueden producir.

¿Cómo puedes tratar tu prurito vulvar o vaginal?

Alrededor del 35% del prurito vulvar o vaginal está producido por infecciones vaginales por hongos o bacterias: candidiasis vaginal o vaginosis bacteriana.

Tratamiento de candidiasis vaginal o vaginosis bacteriana

En el 60% de los casos, lo que produce del  prurito vulvar o vaginal es la alteración del flujo: cambio de pH, ausencia de flujo, etc…como consecuencia de la infección.

Una higiene íntima correcta es fundamental para ayudar a hacer desaparecer la infección vaginal

El uso de Actifemme® DÚO y Actifemme® Íntimo pueden ayudar a la mujer a superar rápidamente el prurito vulvar o vaginal y continuar con su vida diaria normalmente.

Una vez diagnosticada la causa del prurito vulvar o vaginal, el tratamiento es sencillo: geles de higiene íntima adecuados, uso de probióticos orales o vaginales, óvulos, cremas vaginales y antihistamínicos.

También puede ser necesario cambiar de prendas de ropa o tomar otro tipo de medicamentos para otro tipo de alteraciones.

Enviar una respuesta

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam