¿Qué son los entuertos del postparto?

¿Qué son los entuertos del postparto?

Los entuertos son las intensas contracciones que sufre el útero tras el parto para volver a su tamaño y posición normales, ayudar a sellar las bocas arteriales que quedan abiertas tras el parto y ayuda a expulsar a los loquios.

Los entuertos suelen ser contracciones intensas y frecuentes durante las primeras 24 a 48 horas tras el parto, aunque pueden durar hasta 2 semanas con menor intensidad.

Debes utilizar compresas especiales de post parto ya que la cantidad de secreciones es grande. Con el paso de los días, podrás utilizar compresas normales.

Debes cambiar tu compresa de manera muy frecuente para evitar mal olor e infecciones. Está contraindicado el uso de tampones en esta fase del postparto, ya que impedirías la expulsión de las secreciones y sería un caldo de cultivo perfecto para infecciones.

Puedes ducharte sin ningún problema, utilizando geles de higiene íntima adecuados. No debes darte baños ni en bañeras ni piscinas para evitar posibles infecciones vaginales.

El olor de estas secreciones es muy parecido al del flujo menstrual, aunque puede que contenga grumos y cantidad de coágulos y restos. Si detectaras algún olor desagradable o flujo purulento (amarillo o blanquecino) debes acudir rápidamente al ginecólogo, ya que podrías tener una infección.

Existen tres fases diferentes en los loquios del postparto

En cada fase el sangrado es diferente:

  • “Lochia rubra”: sucede durante los primeros días tras el parto, hasta el quinto día. Este flujo es de color rojo intenso, y puedes sangrar de manera continua o cada cierto tiempo. Suele ir acompañada de coágulos de diferente tamaño. Durante esta etapa no se recomienda pasar mucho tiempo tumbada, mejor sentada o dando pequeños paseos.
  • “Lochia serosa”: suele durar hasta el día 10-12 tras el parto. Al haber transcurrido más tiempo el flujo pasa a ser marrón o rosado. Suele estar cargado de moco cervical.
  • “Lochia alba”: esta última etapa puede durar hasta la octava semana tras el parto. El flujo está mucho más normalizado y suele ser blanquecino o ligeramente amarillento. Está compuesto por casi en su totalidad por glóbulos blancos que te están ayudando a cicatrizar sin infecciones, además de grasa y moco cervical.

Antiguamente se consideraba que los loquios del postparto eran algo impuro, aunque hoy sabemos que es un proceso totalmente fisiológico natural y normal, y que son necesarios para eliminar los restos que han quedado en el interior del útero tras el parto, así como las secreciones que se producen al cicatrizar la herida que deja la placenta tras su expulsión.

 

Enviar una respuesta

error: Todo el contenido está protegido. Tu ip e identidad está siendo registrada.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam