Salud de la mujer ¿qué debo saber?

Salud de la mujer ¿Qué debo saber?

salud-de-la-mujer Concibiendo la salud como un enfoque integral y como un proceso en el que influye la biología, el contexto social y la experiencia individual vivida. Podemos definir la salud de la mujer como la parte que engloba aquellos problemas de salud y las enfermedades que afectan exclusivamente a las mujeres o que las afectan de manera diferente que a los hombres.

El término salud de la mujer se utiliza para hacer referencia a las temáticas relacionadas con el bienestar y equilibrio físico, mental y emocional de las mujeres. Estas temáticas hacen referencia principalmente a la atención de la salud de la mujer en las diferentes etapas de su vida, así como prevención y tratamiento de enfermedades afectan en mayor medida o de forma exclusiva a las mujeres.

De forma que se incluyen muchos aspectos de la salud femenina, desde las irregularidades menstruales hasta la infertilidad, y desde el embarazo hasta la menopausia.

La dimensión de género y de las funciones vinculadas con la reproducción que abarcan un amplio periodo de la vida, determinan, por tanto, una especificidad en el tratamiento de la salud de las mujeres.

Las áreas de interés o especialidades que se pueden incluir dentro de la salud de la mujer son:

  • Control de natalidad
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Ginecología
  • Cánceres femeninos como el cáncer de ovarios o de mama.
  • Embarazo y parto
  • Menopausia
  • Salud sexual
  • Enfermedades cardiacas
  • Osteoporosis
  • Salud sexual
  • Salud vaginal

Esta última área, la salud vaginal, hacer referencia a la parte de la salud relacionada con la vagina. La vagina es un componente importante en cuanto a la salud y la calidad de vida de la mujer.

Los problemas vaginales pueden afectar considerablemente a la vida sexual y reproductiva, pero pueden llegar a influir también en otros aspectos como la vida laboral o social. Estos problemas pueden presentar variaciones en función de la etapa de la vida de la mujer, es decir, son diferentes los que se pueden presentar en la infancia que durante la menopausia.

Para hablar de la salud vaginal, es importante hablar sobre la secreción vaginal, una especie de líquido biológico que está presente en la vagina, que contribuye a la lubricación y salud de la misma. Sirve como indicador del momentos del ciclo de una mujer y en algunas ocasiones, cuando se presenta de forma anormal, puede ser como resultado de infecciones.

Salud de la mujer – Microbiota vaginal

En lo referido a la salud vaginal, es imprescindible hablar sobre la microbiota vaginal, un conjunto de microorganismos, principalmente bacterias y hongos, que constituyen un ecosistema que habita en equilibrio en la vagina. La especie dominante de estos microorganismos son los Lactobacillus.

Cuando este equilibrio se altera, se produce una disbiosis, es decir, una disminución en la concentración de lactobacilos a niveles críticos lo que permite el sobrecrecimiento de microorganismos propios de la microbiota vaginal o que microorganismos patógenos externos accedan al interior y hacerse dominantes.

Esta disbiosis o disminución de lactobatillus puede desencadenar infecciones como vaginosis bacteriana, candidiasis, tricomoniasis o incluso infecciones en el tracto urinario inferior.

Salud de la mujer – Vulvovaginitis

Infecciones vaginales en verano
Infecciones vaginales en verano

La vulvovaginitis es la inflamación de la mucosa vaginal y la vulva. Dentro de sus manifestaciones clínicas podemos encontrar:

Signos como un aumento de la secreción vaginal con posibles cambios en su consistencia, color u olor, rojeces, o pequeñas inflamaciones en la piel o mucosas.

Síntomas como el picor, ardor, molestias, dolor y aumento de la secreción vaginal habitual.

Se puede distinguir diferentes tipos de vulvovaginitis:

  • Vulvovaginitis infecciosas: se considera que las alteraciones de la microbiota vaginal son el eje fundamental de la aparición o desarrollo de las infecciones vaginales. Dentoro de este tipo, las 3 más frecuentes:
  1. Vulvovaginitis candidiásica (VVC)
  2. Vaginosis bacteriana (VB)
  3. Tricomoniasis: causada por Trichomonas vaginalis
  • Vulvovaginitis no infecciosas: dentro de este tipo pueden ser:
  1. Atróficas: causadas por el hipoestronismo. Es el denominado SGM
  2. Alérgicas o por irritación de origen químico: por látex de preservativos, espermicidas, ropa interior, duchas vaginales, etc.
  3. Traumáticas: por reacción a un cuerpo extraño, maniobras de masturbación, etc
  4. Yatrogénicas: por dispositivos untrauterinos (DIU), pesarios o productos químicos.

Los tipos de vulvovaginitis infecciosa como la vulvovaginitis candidiásica o la vaginosis bacteriana son uno de los problemas habituales y más comunes que pueden tener las mujeres. Además, este tipo de infecciones cuentan con un alto índice de recurrencias.

Desde aquí te invitamos a que visites actifemme.com un espacio dedicado al cuidado de la salud de la mujer donde podrás encontrar mucha información interesante y posibles solucione o ayudas ante algunos problemas.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam