Tiroides de Hashimoto, qué es y cómo prevenirlo

Tiroides de Hashimoto: Qué es y cómo prevenirlo

Tiroides de Hashimoto es una alteración en la glándula tiroides que supone su inflamación crónica. También llamada tiroiditis linfocitaria crónica produce la tiroiditis y el hipotiroidismo. Es una enfermedad autoinmune que en este caso produce anticuerpos y ataca la glándula tiroides.

De esta manera la glándula tiroides pierde la capacidad de producir hormonas tiroideas suficientes para satisfacer las necesidades del cuerpo lo que puede ocasionar hipotiroidismo.

Esta enfermedad puede presentarse en cualquier persona, pero afecta con mayor frecuencia a las mujeres entre los 30 y 50 años y a personas que la pueden heredar por antecedentes familiares. También es común que se presente con el paso de los años en personas con trastornos autoinmunes.

El hipotiroidismo producido por la enfermedad de Hashimoto tarde meses o años en hacerse evidente y progresa muy lentamente. De hecho los síntomas también varían de una persona a otra.

Complicaciones derivadas de la enfermedad de Hashimoto

  • Problemas cardiacos como falla cardiaca o agrandamiento del corazón.
  • Presencia de bocio que puede dificultar la capacidad de respirar o tragar.
  • Problemas mentales y emocionales como depresión, torpeza mental y disminución del deseo sexual.
  • Si el hipotiroidismo no se trata a tiempo puede ser potencialmente mortal ocasionando un coma por mixedema.
  • Puede ocasionar defectos congénitos e incluso ocasionar la muerte de los bebés o nacimientos prematuros en casos donde la madre no ha recibido tratamiento apropiado por hipotiroidismo. Los niños pueden tener un bajo coeficiente intelectual debido a que el cerebro no se desarrolló bien dentro del útero.

¿Cómo detectar la enfermedad?

  • Comienza con la descripción de los síntomas al médico por parte del paciente.
  • Un examen físico mediante palpación del cuello puede detectar un ligero agrandamiento o inflamación de la tiroides, luego se confirma la enfermedad mediante exámenes de sangre:
  1. Prueba de TSH: si arroja niveles elevados de TSH es de entender que la pituitaria forza la tiroides a producir más T4 al no tener suficiente en el cuerpo (hipotiroidismo).
  2. Prueba de T4: si se registra un nivel bajo de T4 también es hipotiroidismo.
  3. Prueba de sangre para detectar anticuerpos de anti-peroxidasa tiroidea (anti-TPO): detecta anticuerpos que atacan la tiroides que pueden aparecen en personas con la enfermedad de Hashimoto.
  4. Conteo sanguíneo (hemograma) completo.
  5. Colesterol
  6. Sodio en suero.
  7. Prolactina en suero.

La Hashimoto realmente no necesita estudios de imagen o biopsia con aguja para diagnosticarla, se puede detectar con los resultados de estas pruebas de laboratorio.

Las enfermedades autoinmunes como la Hashimoto, son más frecuentes en la mujer

Esta enfermedad puede afectar a casi cuatro de cada mil mujeres al año y a un hombre de cada mil al año. Al ser autoinmune es la reacción del mismo organismo contra un tejido propio como lo es la tiroides que puede terminar inflamada o destruida.

Las enfermedades autoinmunes aparecen con más frecuencia entre las mujeres pero aún no se sabe a ciencia cierta el por qué. Lo que sí se han detectado son diferencias entre el sistema inmune de los hombres y de las mujeres, que van más allá de la ausencia o presencia de hormonas como los estrógenos. Al parecer también hay factores ambientales y genéticos que favorecen su presencia.

Síntomas de la enfermedad de Hashimoto

  • Fatiga y cansancio
  • Dificultad para concentrarse o pensar
  • Intolerancia al frío
  • Agrandamiento de la tiroides o bocio
  • Dificultad para tragar
  • Ligero aumento de peso
  • Menstruación irregular y abundante
  • Estreñimiento
  • Resequedad de la piel
  • Pérdida del cabello
  • Infertilidad

¿Cómo prevenir la enfermedad de Hashimoto?

  • Descansar y dormir bien.
  • Practicar técnicas de meditación y relajación para prevenir la fatiga y el estrés.
  • Evitar comidas irritantes que inflamen el intestino.
  • Eliminar o reducir el consumo de leche, derivados lácteos, gluten y soja.
  • Tener un aporte adecuado de yodo al organismo en alimentos que lo contengan y aumentar la ingesta de sal yodada, como por ejemplo los mariscos y pescados que vienen del mar. También los vegetales, pero su cantidad dependerá de la riqueza mineral del suelo donde fue cultivado. No es aconsejable consumir algas en exceso.

Si bien no existe una cura definitiva sólo tratamiento con medicamentos, algunos pacientes pueden recuperar con el tiempo la función normal tiroidea.

En términos generales el tratamiento es la clave de la mejoría y en este sentido, el paciente es el directo responsable de tomar a la hora estipulada la medicación indicada por el médico si quiere ver cambios favorables en su salud.

Expertos dicen que la recuperación de un paciente que padece la enfermedad llega a ser tan evidente que su calidad de vida mejora ciento por ciento.

Otras lecturas que también te pueden interesar 

> ¿Que es la fagofobia?

Esta fobia es el miedo al acto de tragar, de alimentarse, lo cual puede ocasionar estados delicados de desnutrición o baja de peso y defensas de quien la sufre.

¿Que es la adenomiosis?

La adenomiosis ocurre cuando el tejido endometrial que recubre el interior del útero penetra la capa muscular de este órgano y crece en su interior, generando hinchazón del útero. Este proceso, es el causante de fuertes síntomas como cólicos y sangrado excesivo durante la menstruación.

error: Todo el contenido está protegido. Tu ip e identidad está siendo registrada.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam