Verano, enemigo de la salud vaginal

Verano, enemigo de la salud vaginal

El verano se acerca a pasos gigantes. Pronto las altas temperaturas te harán comenzar a sudar todo el cuerpo y tener que refrescarte con un baño en la piscina o en la playa permaneciendo con tu ropa de baño mojada.

Estas y otras causas pueden ocasionar delicadas molestias e infecciones vaginales en mujeres de todas las edades. De hecho estas afecciones son motivo de consulta frecuente tanto en Atención Primaria o Especializada y en Urgencias hospitalarias. Aproximadamente representan el 20% del motivo de las consultas ginecológicas.

Durante el verano el calor, el sudor y el agua de la piscina o del mar facilitan el incremento de las infecciones vulvovaginales. Otros factores como cambio de ritmo de vida, el estrés, los viajes o la ropa de baño mojada durante largos periodos en contacto con la piel, pueden acrecentar el desequilibrio de salud vaginal.

Las infecciones que más se presentan en las mujeres españolas

Por la frecuencia en aparición, la vulvovaginitis candidiásica y la vaginosis bacteriana son las dos infecciones por las que más consultan las españolas en cita médica. Ginecólogos expertos afirman que el 75% de la población femenina puede sufrir de al menos un episodio de vulvovaginitis candidiásica en el transcurso de su vida.

Estos episodios vulvovaginales normalmente tienden a repetirse hasta convertirse incluso, en afecciones crónicas con recaída. Las estadísticas indican que el 40% de los episodios de candidiasis pueden ser recurrentes y que hasta un 15% de los casos pueden llegar a ser crónicas.

La vulvovaginitis candidiásica se origina por la activación del hongo candida. Popularmente se le dice “tener hongos”. Los síntomas son enrojecimiento local, flujo espeso, picor vaginal y debe tratarse con antimicóticos tópicos.

Por su parte la vaginosis bacteriana es asintomática y en muchas ocasiones sólo se diagnostica por casualidad al hacer una exploración vaginal o una citología. Los síntomas más comunes de la vaginosis bacteriana son el enrojecimiento y picor local y el aumento del flujo vaginal. Se debe tratar con antibióticos.

Otra infección muy común es la cistitis. Esta infección urinaria en las vías bajas (vejiga y uretra) se presenta más en mujeres que en hombres. Se estima que el 60% de las mujeres puede tener al menos una infección urinaria a lo largo de su vida. La mitad de este porcentaje sufre la cistitis durante el verano.

El síntoma principal es la molestia y/o el dolor al orinar y se trata con antibióticos. En este caso lo importante es acudir al médico para hacer un cultivo de orina y confirmar si el tratamiento fue el adecuado.

Consecuencias de las infecciones recurrentes

  • Alteran la calidad de vida de las mujeres que las padecen.
  • Ocasionan molestias en las relaciones sexuales y muy seguramente, en las relaciones de pareja.
  • Producen irritación crónica.
  • Pueden ocasionar dolor en las relaciones sexuales (dispareunia).
  • Depresión y afectación del estado de ánimo.

Cómo puedes prevenir estas infecciones

  • Mantén a diario una adecuada higiene íntima, conservando tu zona limpia y seca.
  • Consume alimentos de alto nivel nutricional en medio de una dieta adecuada y saludable. Reduce la ingesta de hidratos de carbono (azúcar, bollería, pastas, pan).
  • Evita estar mucho tiempo con la ropa mojada.
  • Evita el uso de ropa ajustada, de licra o de los salvaslip (compresas pequeñas y delgadas, con menos absorción). Es preferible que uses ropa interior de algodón.
  • Cuando vayas a orinar, procura limpiarte de adelante hacia atrás y no al contrario. Esto con el fin de evitar la transmisión de bacterias del ano hacia la vagina.
  • Al ducharte lávate la zona íntima con agua y poco jabón, preferiblemente neutro para respetar el pH de la flora. Si tienes sensibilidad cutánea consulta con tu ginecólogo cuál jabón especial puedes usar.
  • El uso de antifúngicos como medida preventiva cuando tomas antibióticos con el fin de evitar la presencia de candidiasis o de una infección crónica o recurrente.
  • Prueba Actifemme Duo Cándida Vaginal y Óptima Oral. Es un tratamiento completo y eficaz contra la candidiasis. Está indicado para la prevención de candidiasis y otras infecciones bacterianas vaginales o del aparato urinario.
  • Consume productos probióticos ya que contienen lactobacilos ideales para reponer el equilibrio vaginal y evitar la reaparición de las infecciones.
  • ¿Te rasuras todo el vello púbico? Esta moda no es la mejor. Estudios demuestran que el vello púbico te protege de gérmenes y bacterias y por lo tanto reduce la probabilidad de aparición de infecciones. Las mujeres que se depilan totalmente la zona íntima presentan mayores problemas de irritación con actividades muy normales y cotidianas como el roce con la ropa interior o el uso de salvaslips.
    Lo mejor es que te depiles sólo para ocasiones muy específicas y sin abusar. Sin embargo los ginecólogos recomiendan que no lo hagas, ya que la zona íntima queda muy desprotegida.

Otras lecturas que también te pueden interesar 

> Como poner freno a las infecciones de orina

Cistitis recurrente, ardor al orinar, escozor.. Todo lo que tienes que saber sobre las infecciones de orina.

Probióticos y sus beneficios para la salud.

Todo lo que necesitas saber sobre como benefician los probióticos a la salud.

Los mejores artículos para la mujer actual

Tranquila, no enviamos spam